Cárceles con sobrecupo y carentes de recursos

El documento revisa la situación de 18 penitenciarias de Hidalgo con tres mil 740 reclusos.
Dentro de las celdas, exceso de internos y malas condiciones para el proceso de readaptación.
Dentro de las celdas, exceso de internos y malas condiciones para el proceso de readaptación. (Héctor Mora)

Pachuca

La Comisión de Derechos Humanos del Estado de Hidalgo presentó el Diagnóstico Penitenciario 2013, documento en el que señala fallas en las cárceles de la entidad entre las que destacan la infraestructura insuficiente, hacinamiento y sobrepoblación en éstas, por lo que hace un llamado a las autoridades para mejorar las condiciones de los reclusos ya que los detenidos en cárceles aumentaron en 11.5 % respecto a 2012.

“La constante que se presenta en los centros de reinserción es que la población penitenciaria no deja de crecer y la infraestructura sigue siendo la misma, lo cual traerá mayor sobrepoblación y hacinamiento, lo que obstaculiza el logro de los objetivos señalados por la normatividad”, señala el estudio que ya fue entregado al secretario de Seguridad Pública estatal, Alfredo Ahedo Mayorga.

El documento cierra números en noviembre pasado, mes en el que habían en las 18 penitenciarias de Hidalgo hay tres mil 740 reclusos, un 42.8 por ciento más de su capacidad. Destacan por esta problemática los Centros de Readaptación Social de Actopan con 91.25 % de sobrepoblación, Apan con más de cuatro veces su capacidad, Pachuca con un sobrecupo del doble, Tula con 207 % de rebase en su capacidad, y la cárcel distrital de Tizayuca con 248 % de sobrepoblación.

Esta situación, alerta la Comisión, incrementa la posibilidad de corrupción entre los reclusos, custodios y directivos de las penitenciarias, además de un mayor flujo de drogas con su obstrucción en el proceso de readaptación social, objetivo del sistema.

El constante crecimiento de la población se agrava al analizar la infraestructura de los centros de reclusión, pues muchos de ellos carecen de espacios para recibir capacitación laboral, practicar un deporte o estudiar derivado de que están en inmuebles ideados para otras funciones.

“Los centros de Huichapan, Ixmiquilpan, Jacala, Mixquiahuala y Las cárceles distritales ubicadas en Atotonilco el Grande, Metztitlán y Tizayuca tienen marcadas limitaciones y al encontrarse en ex conventos carecer de los espacios idóneos para el proceso de reinserción.

“Las cárceles distritales ubicadas en Tizayuca y Zacualtipán tienen marcadas limitaciones y carecen de los espacios idóneos para el proceso de reinserción”, dice el Diagnóstico.

La Comisión señala al mal diseño de política criminal como una de las causas de la sobrepoblación en el sistema penitenciario, ya que se carece de medidas cautelares.

De los tres mil 740 reclusos, mil 687 se encuentran en proceso.

“(El Informe EPU sobre Sistema Penitenciario en México 2013) precisa que en México el 60% de las sanciones se asocian con delitos menores y sólo el 12% de las mismas se vinculan con delitos graves como homicidio, violación y robo con violencia”, dice el documento. Otro de las recomendaciones es el traslado de los 277 procesados y sentenciados del fuero federal.

Sistema con carencias

Pese a que la reinserción social es el objetivo del sistema penitenciario, en Hidalgo hay carencias en el sistema hidalguense, ya que sólo las penitenciarías de Huasteca, en Jaltocan, los de Molango, Tenango de Doria, Tula, Tulancingo y el Centro de Internamiento para Adolescentes en Pachuca tienen condiciones de infraestructura adecuadas para el proceso.

En cuanto al Diagnóstico Nacional de Supervisión Penitenciaria de la Comisión Nacional de Derechos Humanos le da una calificación de 7.63 al sistema de Hidalgo en el rubro de readaptación social; donde la Comisión estatal muestra preocupación es el gobernabilidad, pues el mismo estudio nacional da 4.65 de calificación, lo cual puede afectar la readaptación. Otros datos que da la Comisión estatal: las mujeres en reclusión representan el 7% del total de la población penitenciaria, la población femenina actual es de 296; hay 26 migrantes internas y 29 personas con alguna enfermedad mental. Con fines de difusión, el documento puede solicitarse en las oficinas de la Comisión, tanto las centrales como en visitadurías regional.