Capitanía de Puerto advierte sobre riesgos de navegar en Bahía de Banderas

alerta por el ciclón “Norbert”, razón por la cual se mantiene bandera amarilla.

Puerto Vallarta

La Capitanía de Puerto mantiene en estrecha vigilancia las condiciones meteorológicas de la región por el riesgo que pueden representar a la navegación, particularmente por las marejadas que se pudieran presentar en la Bahía de Banderas.

El titular de la Capitanía en Puerto Vallarta, Roberto López Aispuro, explicó que hay alerta por el ciclón “Norbert”, razón por la cual se mantiene bandera amarilla, de tal forma que aunque el puerto está abierto a la navegación se mantiene constante vigilancia.

Detalló que dado que este destino se encuentra dentro de la zona de impacto de huracanes y en plena temporada de ciclones, es normal que ante un fenómeno ya formado, las autoridades se mantengan pendientes de lo que puede suceder.

“Se espera que en estos días la formación de un huracán se dé frente a nuestras costas, no podemos bajar la guardia, tenemos que estar pendientes y todas las embarcaciones ya tienen conocimiento, ya hemos tenido que cerrar el puerto en dos ocasiones y no podemos bajar la guardia, seguimos al pendiente”.

Al mismo tiempo, como medida precautoria se emiten los avisos correspondientes, esto es, uno por la mañana y otro por la tarde, además de uno por la noche en donde se pronostican las condiciones climatológicas que considera prevalecerán para el día siguiente.

Explicó que la bandera amarilla es sólo de alerta y se aplica para la temporada de huracanes, “en este caso estamos en la zona donde recurvan estos y no podemos dejar bandera azul, que es de buen tiempo, porque siempre habrá la expectativa de que se forme alguna tormenta frente a nosotros”.

Agregó que de ser necesario se suspenden las salidas de las embarcaciones turísticas locales, ante el riesgo que puede significar un cambio drástico en el mar.

López Aispuro destacó que actualmente las condiciones climatológicas han cambiado e incluso se llegan a presentar tormentas en el mes de diciembre, cuando se supone que en noviembre ya no las había, lo cual obliga a mantener el comportamiento del clima en permanente vigilancia.

“Ahorita que son los meses, precisamente más calurosos, hay más vapor de agua y las tormentas evolucionan con más fuerza, por eso en este mes estamos con mayor vigilancia”.

Finalmente, refirió que aunque el calendario de huracanes no ha cambiado, no pueden dar por hecho que sólo se presentarán los fenómenos previstos.