Capacitará petrolera rusa a 300 obreros

Durante una reunión se acordó tener un intercambio educativo.
Preparan a los trabajadores para las inversiones que llegarán a la zona sur.
Preparan a los trabajadores para las inversiones que llegarán a la zona sur. (José Luis Tapia)

Altamira

El municipio de Altamira acordó con empresarios rusos la capacitación de 300 obreros en tecnología rusa petrolera, aprovechando la instalación de la empresa  Corporativo Volans, que ya vendió 15 bombas de extracción a Pemex, y que se instalará en el puerto en el segundo semestre del año para dar mantenimiento a 130 pozos.

El secretario de Desarrollo Económico, Enrique de Hita, explicó que el lunes sostuvieron la segunda reunión con el Corporativo Volans, mismas que en su primera visita se hicieron acompañar por el embajador de la Federación de Rusia Nikoloy Shkolyar, y con quienes acordaron ya tener un intercambio educativo.

Explicó que por lo pronto se habló de aprovechar la llegada de la empresa en el segundo semestre del año para dar capacitación a 300 obreros en la tecnología petrolera rusa, que es una de las mejores que existen, y después poder hacer intercambios de estudiantes universitarios e incluso algunos profesionistas.

Para instalarse la empresa necesita de una hectárea, en su primera fase, pues se encargará de dar mantenimiento y aumentar la producción de 130 pozos de Petróleos Mexicanos en Altamira.En este momento a la empresa se le ofrece un terreno sobre la avenida de la Industria, y el lunes hicieron una inspección física en el lugar.

El secretario de Desarrollo Económico explicó que ellos como municipio se comprometieron a dar todas las facilidades a la empresa y ayudarlos a agilizar los permisos, y en cambio el Ayuntamiento pidió el intercambio educativo.

“Nosotros estamos ayudando a la empresa en agilizar los permisos y darles todas las facilidades, sin embargo hemos pedido el intercambio educativo, queremos capacitar a 300 obreros en tecnología petrolera rusa, pero también hacer algunos intercambios de estudiantes universitarios”.

La empresa suministró a Pemex una primera partida de 15 bombas de extracción que fueron instaladas en Altamira a profundidades de 1.050, 1.800 y 2.000 metros.

Las bombas rusas fueron fabricadas para trabajar en condiciones extremas de crudo de alta densidad y elevada concentración de gas.

Estás trabajarán en régimen de prueba hasta finales de enero y después está previsto el suministro de más bombas hasta la obtención del certificado correspondiente, que permitirá la utilización de estos equipos rusos en otros campos petroleros del país.