Capacita ISEM a trabajadores en Ley de Voluntad Anticipada

Fue aprobada por unanimidad en abril de 2013 y entró en vigor en el mes de agosto, con lo que esta entidad es una de las 17 del país que cuentan con esta legislación.
La finalidad es que conozcan la nueva legislación para darle cumplimiento.
La finalidad es que conozcan la nueva legislación para darle cumplimiento. (Especial)

Toluca

El Instituto de Salud del Estado de México (ISEM) capacitó a mas de de 300 médicos, enfermeras, trabajadores sociales y directores de sus unidades hospitalarias y del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) para aplicar la Ley de Voluntad Anticipada, la cual respeta el derecho de las personas que tienen una enfermedad en fase terminal de decidir sobre los tratamientos y cuidados que desean recibir hasta el último día de su vida.

El secretario de Salud, César Gómez Monge, informó que luego de entrar en vigor la Ley de Voluntad Anticipada del Estado de México (LVAEM) en agosto de 2013, el ISEM y las autoridades responsables del programa capacitan a los trabajadores del sector salud público que integran los equipos médicos interdisciplinarios de los hospitales de segundo y tercer nivel para dar cumplimiento a la nueva legislación.

"De octubre a la fecha hemos impartido 19 capacitaciones al personal médico, de enfermería y trabajo social, además de los integrantes de Cuidados Paliativos, de los Comités de Bioética Hospitalaria y trabajadores del Centro Estatal de Trasplantes para que conozcan esta ley que protege la decisión del enfermo en situación terminal", dijo.

La Voluntad Anticipada de la persona, esté o no enferma, queda asentada por escrito a través de una escritura o un acta que hará constar la declaración y se lleva a cabo ante dos testigos. Se puede efectuar en el mismo hospital donde es atendido el paciente de manera gratuita o ante un Notario Público, en este caso con un costo de 30 salarios mínimos.

Toluca, Tlalnepantla, Naucalpan, Texcoco, Tenango, Atizapán de Zaragoza y Ecatepec son los municipios donde el personal médico ya cuenta con la capacitación y se extenderá a todas las unidades de salud para garantizar una muerte digna a los pacientes en situación terminal.