Yo soy una sobreviviente del cáncer: Verónica Soto

La regidora comisionada al área de Cultura, asistió al Cancerotón 2016 con sus compañeros del Cabildo y aseguró, que es de suma importancia la prevención, pues los tratamientos son muy caros.
Verónica Soto, regidora del Ayuntamiento de Torreón, es una sobreviviente del cáncer.
Verónica Soto, regidora del Ayuntamiento de Torreón, es una sobreviviente del cáncer. (Manuel Guadarrama)

Torreón, Coahuila

Luego de llegar con compañeros regidores del Ayuntamiento de Torreón, para entregar al Cancerotón un cheque por un monto de 30 mil pesos, la regidora comisionada al área de Cultura, Verónica Soto, indicó que ella sabe en carne propia lo que es vivir y trascender la enfermedad.

"Nos debemos de manifestar públicamente, yo soy una sobreviviente del cáncer y el tratamiento es sumamente caro".

"Yo quiero exhortarlos a que nos exploremos, a que conozcamos nuestro cuerpo, porque siempre habla".

"Todos estamos expuestos a que nos suceda y por eso es bien importante que nos unamos, que nos sumemos para hacer conciencia de que, por poquito que aportemos, todo se va a llegar a la suma y yo creo que la vamos a rebasar en el Cancerotón".

¿Cuál es la opinión que tiene respecto a la situación que tenemos en la región?

Tenemos una Unidad Médica de Alta Especialidad en Torreón del Seguro Social, que atiende a derechohabientes enfermos de la localidad, pero también de otras regiones.

Sí pero no es suficiente, porque vemos que la estadística de la enfermedad está subiendo, se incrementa el cáncer, entonces tenemos que hacer algo, tenemos que prevenir.

En el terreno personal, tenemos que explorarnos y tener conciencia de lo que nos está diciendo nuestro cuerpo.

Entonces siempre nos va a salir muchísimo más barato el prevenir, el detectarlo a tiempo que cuando ya hay un cáncer que está avanzando.

¿Por qué dice que es muy caro el tratamiento, si tenía acceso a la salud cuando enfermó?

Yo no vivía aquí en la región. Tuve la fortuna de tener gastos médicos mayores y aparte me atendieron un tiempo en los Estados Unidos y sí era muy caro.

A mí me lo detectaron cuando tenía un mes de embarazo y lo tenía en la matriz, entonces, bendito sea Dios que tuve los medios, pero hay muchísima gente que no cuenta con la posibilidad de recibir una atención temprana y de calidad.

Es una situación muy particular. El esperar un bebé y que le diagnostiquen cáncer, ¿cómo sorteó mentalmente esa situación?

Yo siempre he sido muy positiva, nunca reclamé, yo nunca le dije a Dios ¡por qué a mí! Al contrario, pensé 'si me lo das a mí es porque puedo con esto, no me alejes de tu mano para poder superarlo'.

A mí me decían los médicos cuando me lo descubren, que tenía que abortar. Algo me decía que no, algo en mi interior me decía que podíamos avanzar, sin ser una heroína, porque no lo soy.

El doctor me dijo que lo llevaríamos hasta donde yo creyera necesario y lo llevé a cabo. Terminé los 9 meses perfectamente y luego me hicieron a los 45 días una histerectomía y empecé a tomar mi tratamiento.

"Nos debemos de manifestar públicamente, yo soy una sobreviviente del cáncer y el tratamiento es sumamente caro".

¿Fue niño, niña, qué edad tiene?

Es niño, mi pequeño ahora tiene 20 años y está precioso. Tenía yo 28 años cuando me detectaron el cáncer y es por el virus del papiloma humano.

Yo quiero exhortarlos a que nos exploremos, a que conozcamos nuestro cuerpo, porque siempre habla.

Si tu cuerpo te dice que algo no anda bien, debemos estar atentos y necesitamos ir a los chequeos.

Es sumamente importante que vayamos las mujeres a checarnos cada año, es importante que permitamos la exploración, el chequeo y hoy que vamos a tener esta clínica del Instituto Nacional de Cancerología va ser una gran oportunidad para todas.