La vida dentro de una burbuja

Daniela tiene 4 años y ha pasado más de la mitad de su vida en un hospital, a causa de una leucemia linfoblástica aguda que se le diagnosticó a los 21 meses de nacida.
La pequeña Daniela de 4 años de edad, padece una leucemia linfoblástica aguda.
La pequeña Daniela de 4 años de edad, padece una leucemia linfoblástica aguda. (Haide Ambriz Padilla)

Torreón, Coahuila

Daniela tiene 4 años de edad y ha pasado más de la mitad de su vida en un hospital, a causa de una leucemia linfoblástica aguda, que se le diagnosticó a los 21 meses de vida.

"El médico cree que no va a responder a la quimioterapia y en caso de que eso llegue a ocurrir, la opción es el trasplante de médula ósea".

María del Carmen, quien tiene 25 años de edad, narró que hace 9 meses que la habían dado de alta y justo un día después del 10 de mayo, le diagnosticaron que el cáncer le regresó.

Ella y su familia son oriundos de Francisco I. Madero. Contó que su hija era muy activa cuando de repente su actitud comenzó a cambiar.

Le llegaban fiebres nocturnas repentinas, lloraba con mucha facilidad, incluso apenas la tocaban se molestaba, comenzó con diarreas frecuentes, vómitos y le dijeron que tenía infección estomacal.

Otros que tenía deshidratación aguda, sin embargo le realizaron varios estudios, una biometría hemática en donde el resultado fue ese: cáncer.

Ella es madre de Daniel de Jesús, quien tiene 9 años de edad, Daniela de 4 y Sujei de 2, junto con su esposo forman su familia que ha padecido dificultades económicas, ya que su marido no cuenta con un trabajo estable.

"Mi esposo es albañil, a veces le sale trabajo, otras veces no y en ocasiones hemos batallado mucho, son gastos de traslado desde Francisco I. Madero hasta Torreón, pero hay quienes se tienen que ir a Saltillo, simplemente nosotros no hubiéramos podido ir hasta allá. ¿Cómo? Simplemente no había manera", señaló.

Dijo que duró 2 años el tratamiento, eran quimioterapias semanales, cada martes, incluso en una ocasión el tratamiento indicó durante 7 días seguidos.

Hace 9 meses que le habían dado de alta, estaba la familia muy contenta, finalmente y a pesar de que en el Hospital Infantil reciben muy buen trato, con sensibilidad y son ya una familia, querían terminar este capítulo en su vida.

"Entró al año 9 meses, duró 2 años en quimioterapia y desde hace 9 meses que sólo veníamos a revisión una vez por semana, todo estaba bien, no nos explicamos, ni yo ni los médicos, qué pudo pasar".

"El 5 de abril vine, me dijeron que todo estaba bien, que me darían cita con el cirujano para que le retiraran el portacateter que trae, que les ponen para las quimioterapias".

"Tenía apartado con el cirujano y el 10 de mayo se me puso malita en la casa, el 11 me la dejan internada y el 12 me dijeron que algo no andaba bien, ese día me dijeron que se reactivó el cáncer y que se volvía más resistente".

"Desde hace 9 meses que sólo veníamos a revisión una vez por semana, todo estaba bien, no nos explicamos, ni yo ni los médicos, qué pudo pasar".

"El médico cree que no va a responder a la quimioterapia y en caso de que eso llegue a ocurrir, la opción es el trasplante de médula ósea", señaló.

Aseguró que Daniela tiene una fortaleza que le contagia y que es ella quien no la deja flaquear, ella muestra enojo con los médicos y enfermeras, siempre está enojada es su manera de procesar lo que le pasa.

"Ella cuando vio que el doctor me habló me dice: Mamá no te preocupes no llores, si tu no lloras no voy a llorar yo. Ella es una niña muy lista, dice cual es la botella de quimioterapia y cual es la solución".