“La tanatología da sentido a la vida de los pacientes que padecen cáncer”

De acuerdo con la experiencia, la enfermedad puede convertirse también en una oportunidad de cambio y renovación para vivir el aquí y el ahora, aseguró la experta Susana Dingler.
La tanatología como soporte para algunos pacientes con cáncer.
La tanatología como soporte para algunos pacientes con cáncer. (Martín Piña)

Torreón, Coahuila

No es fácil tocar los corazones heridos de quienes atraviesan por una enfermedad como el cáncer.

Siempre se debe tener una esperanza de vida, a pesar de que algunos escuchan esa palabra y lo asocian a la muerte.

La Tanatología se trata de darle un sentido a la vida de los pacientes y familiares a pesar de la enfermedad.

"Cuando se acerca el Tanatólogo lo clínico es respetable porque existen excelentes médicos, nosotros solo intervenimos en el lado emocional".

Finalmente la última palabra la tiene Dios. Susana Dingler, con 15 años en la Tanatología, aseguró que su función es evitar el sufrimiento espiritual y cree firmemente que la enfermedad brinda la oportunidad de sanar viejas heridas.

El Instituto Mexicano de la Tanatología en su espacio digital, establece que es una disciplina científica que se encarga de encontrar el sentido al proceso de la muerte, sus ritos y significado concebido como disciplina profesional, que integra a la persona como un ser biológico, psicológico, social y espiritual para vivir en plenitud y buscar su transendencia.

También se encarga de los duelos derivados de pérdidas significativas que no tengan que ver con la muerte física o enfermos terminales.

Una definición más concreta es considerarla como "el estudio de la vida que incluye a la muerte".

Del origen griego thanatos (muerte) y logos (estudio o tratado), por tanto, el objetivo de la tanatología es proporcionar ayuda profesional al paciente con una enfermedad en etapa terminal y a sus familias, o bien a una persona que esté en viviendo algún tipo de pérdida.

La entrevistada compartió que inicia en la Tanatología luego de formar parte de "Cadena de Favores", una especie de agrupación que junto con sus 12 hermanos conformaron, para apoyar a los pacientes oncológicos de la clínica 71.

Primero los distraían jugando lotería, les llevaban alimento, jugos, lonches, ya que llegan en algunas ocasiones familiares provenientes de otras entidadades.

Esa necesidad de atención adicional la notaron tras tener a una amiga en común internada.

Ahí es cuando decidió estudiar la Tanatología, esto hace ya 15 años y desde entonces, ofrecen el acompañamiento sobre todo en pacientes que se encuentran en cama y a sus familiares en crisis principalmente.

Desde hace 13 años que coordina el diplomado de Tanatología en la Universidad Iberoamericana Plantel Laguna.

Y hace 8, el entonces director del Hospital Universitario, les ofreció un espacio para instalar el área de Tanatología.

"Se abrió ahí el primer salón de Tanatología,específicamente para el acompañamiento y contención de crisis y las voluntarias deben de contar con el diplomado, esto para que no desconozcan cómo abordar a la familia del paciente o al paciente mismo, pues en ocasiones una palabra no adecuada, podría causar el efecto contrario a lo que se desea".

"Se podría lastimar. No solo basta el querer reconfortar, porque no es fácil sanar los corazones heridos. Definitivamente que se debe tener una preparación", señaló.

Aseguró que la esperanza de vida siempre debe existir, hay personas que solo con escuchar el diagnóstico: cáncer, se eliminan sus ilusiones.

"Nosotros lo que tratamos es de darle un sentido a su vida a pesar de la enfermedad, porque no tenemos la última palabra".

"Si bien la parte clínica es importante, siempre hay una esperanza de vida y no hay quien se rinda inmediatamente".

"El milagro de vida para mí es el no sufrimiento y la calidad de vida que lleve el paciente. Nosotros identificamos dolor con pérdida de vida y en ocasiones no todos sufren, hay quienes no experimentan el dolor cuando se van a este mundo espiritual", señaló.

La mayoría de los pacientes oncológicos le tienen miedo al sufrimiento, sin dolor pueden ver la vida de una manera diferente.

La enfermedad puede ser también la oportunidad de cambio a una renovación de vida y se le encuentra otro sentido, es una oportunidad de reconciliarse y de aceptar el vivir el aquí y el ahora.

"Yo veo a las personas que han padecido de cáncer y que son sobrevivientes de una enfermedad, que se registra en ellos un cambio de actitud ante la vida significativo".

La Tanatología se trata de darle un sentido a la vida de los pacientes y familiares a pesar de la enfermedad.

"Un Tanatólogo lo que busca es evitar el sufrimiento espiritual. La enfermedad da oportunidad de sanar heridas y reconstruir una vida a través de la pérdida de salud".

"Cuando se acerca el Tanatólogo lo clínico es respetable porque existen excelentes médicos, nosotros solo intervenimos en el lado emocional".

"Estamos acostumbrados desde pequeños a tener atención a través de la enfermedad. El paciente oncológico llama la atención expresando un malestar y nosotros sanamos su corazón ya que con nosotros, sus miedos salen incluso aún más que con los propios familiares", manifestó.

El salón de Tanatología que se encuentra en el Hospital Universitario, sirve para que se expresen libremente los pacientes, ya sea familiares o enfermos, se les orienta para lograr una unión familiar, para enfrentar sus enojos, incluso para el acondicionamiento de la vivienda del paciente.

"El familiar del paciente siempre se pregunta: ¿Qué voy a hacer si muere? y yo les respondo. No sé que vas a hacer después, pero sí lo que puedes hacer ahorita, que es acompañar, dar tiempo con calidad y con el deseo de estar....quitando el dolor emocional se puede enfrentar mejor la enfermedad".