"Te dicen cáncer y piensas rápido en muerte"

Enfrentar el cáncer de su madre hizo que la familia se acercara más y como viene de una familia con antecedentes, constantemente le dicen a Dafne que se revise.
La mamá de Dafne tuvo cáncer de mama y ahora ayuda en una asociación.
La mamá de Dafne tuvo cáncer de mama y ahora ayuda en una asociación. (Manuel Guadarrama)

Torreón, Coahuila

Dafne Cepeda es hija también de una sobreviviente de cáncer, tenía 20 años cuando pasó todo. Ella recuerda que fue muy rápido desde el momento en el que le dan la noticia a la familia, hasta que le extirpan el seno derecho a su madre, no pasaron ni 15 días.

Recuerda perfectamente que saliendo de trabajar se trasladó a la clínica donde había sido intervenida, en el cuarto, apenas despertó de la anestesia, su mamá preguntó si le habían quitado parte de su cuerpo, al darle la noticia tuvo un choque nervioso pues en el fondo tenía la esperanza de que no hubiera sido así.

“Además de su salud, mi mamá está preocupada por que me ocurra lo mismo, pues mi abuela también padeció cáncer y por ello es que siempre me trae en carrilla de que me revise”.

Ella trató como el resto de su familia, de hacer menos difícil ese momento con palabras de aliento, cariño y atenciones, en ese momento se requería de fortaleza e hizo lo posible por mostrarla.

Hace siete años ya que pasó, sin embargo en ese momento cuando te dan la noticia, en lo que se piensa inmediatamente es en el binomio cáncer - muerte a pesar de que dijeran los médicos que estaba el caso muy en tiempo.

"Ahora sé que el cáncer de mama, no tiene por que derivar siempre en fatales consecuencias, claro, cuando la enfermedad no está tan avanzada, ahí es cuando la esperanza y la posibilidad de vida es mayor".

Narra que tuvo que enfrentar varios episodios que le entrecortaban la voz: "El hecho de que nuestra madre nos dijera un día antes de la operación que los papeles del velorio se encontraban en el cajón de su recámara y demás documentación que pudiéramos necesitar para gestiones en caso de que no resistiera a la operación. Es enfermera y sabía que podrían presentarse complicaciones, pero ese momento fue uno de los tantos difíciles para mi hermano y para mi”.

Recuerda que el milagro que se maneja en la familia es que el cáncer estaba encapsulado, si bien no le aplicaron sesiones de quimioterapia, le preescribieron medicamentos que le hacían tener altibajos en el ánimo, afectación al estado general del cuerpo, pero el cabello no lo perdió.

“Además de su salud, mi mamá está preocupada por que me ocurra lo mismo, pues mi abuela también padeció cáncer y por ello es que siempre me trae en carrilla de que me revise”.

Por último recuerda que este evento lejos de separar a su familia, los unió.

“Definitivamente que nos hizo valorarnos, incluso a mí me cambió, ahora soy hasta más cariñosa, claro no dejamos de pelear como en todas las familias pero somos más cercanas, todos los integrantes de la familia creo nos hicimos así, más apegados A quienes pasan por ello, les pido que no se asusten ni piensen lo peor...no todo está perdido”.