"Pueden vencer al cáncer con una guerra de amor"

Brenda Carolina de 12 años recuerda recuerda que su mamá se iba con el médico, ahora sabe que eran las quimioterapia. El acercamiento con la familia y la oración siempre ayudará en mucho.
A la mamá de Brenda se le detectó cáncer cuando ella tenía 6 años.
A la mamá de Brenda se le detectó cáncer cuando ella tenía 6 años. (Milenio Digital)

Torreón, Coahuila

Brenda Carolina tiene 12 años y es hija de una sobreviviente de cáncer de mama. Con apenas seis, mientras jugaban ambas, su brazo accidentalmente le toca un seno a su madre y es como se dan cuenta por el dolor que esto le provocó que algo no estaba bien.

Una pequeña protuberancia inusual en el seno puso en alerta a la familia.

Ella, la hija con una memoria privilegiada recuerda ahora el proceso que como familia pasaron mientras se luchaba contra el cáncer, a pesar de su corta edad, recuerda que su mamá se iba con el médico, ahora sabe que eran las quimioterapia.

”Si algo aprendí es que ustedes son águilas, ustedes son amor y ustedes pueden vencer al cáncer con una guerra de amor y ayuda".

Regresaba de ellas muy cansada, sus abuelos eran los encargados de acompañar a su mamá, incluso, en algún momento les llegó a decir que ya no quería verlos más, pues a su mamá la regresaban siempre muy mal.

Fue prácticamente un año y medio en todo ello pues luego vinieron las radioterapias en las que no fue tan mal, no eran tan agresivas para el cuerpo de su mamá.

"El cáncer significa una enfermedad muy seria de la que nos pudimos librar como familia. Una enfermedad mortal que se es muy difícil y horrible. Sí me acuerdo cuando no la veía, cuando se iba al hospital y no estaba en casa, luego me acuerdo que regresaba, estaba muy débil y vomitaba mucho. Se que este es el efecto colateral de la quimio. Podía ver sus hermosos labios muy pálidos y sin brillo, su cabello caído, usaba una pañoleta a veces otras una peluca y se veía muy bonita de todas las maneras", dice.

Continúa con su relato de la experiencia que vivió: “Para todos los hijos de mujeres que tienen cáncer de mama y que estén pasando por lo que pasamos nosotros les pido que miren adelante. El sol volverá a salir y si tú ayudas en lo que puedes a tus papás todo irá mejor, distráete en algo y piensa Dios está conmigo, Dios me va a ayudar a mí, a mi mamá y a mi familia”.

"Las cosas cambiaron para bien, nos volvimos más protectores ante esa situación de dolor y fatiga, a veces sentía que mi mamá no volvería pero Dios milagroso y amado nos ayudó en todo momento", dice.

"A las mamis que pasan por eso y están preocupadas por su situación, les recuerdo que tiene familia e hijos quienes siempre estaremos con ustedes, las vamos a amar siempre, a apoyar y a comprender".

El acercamiento con la familia y la oración siempre ayudará en mucho y asegura: ”Si algo aprendí es que ustedes son águilas, ustedes son amor y ustedes pueden vencer al cáncer con una guerra de amor y ayuda.. no se rindan, pues el final del tratamiento, es solo el comienzo”.