Canceló Mexichem ampliación de planta

El alcalde de Altamira señala que la reforma energética es necesaria para el desarrollo industrial del municipio
Se van las inversiones del puerto industrial.
Se van las inversiones del puerto industrial. (Yazmín Sánchez)

Altamira

Debido a las alertas críticas que se registraron este año, la empresa Mexichem canceló una ampliación de su planta, confirmó el alcalde de Altamira, quien dijo el municipio sería uno de los más beneficiados con la reforma energética.

El alcalde de Altamira, Armando López Flores, dijo que la reforma energética era necesaria para el desarrollo industrial del municipio, pues el año pasado y a principios de este hubo problemas con el suministro de gas para las empresas que trabajan en el Puerto Industrial.

Aseguró que el problema que se registró por la falta de gas tuvo repercusiones serias para Altamira, una de ellas fue la pérdida de una inversión, pues la empresa Mexichem decidió no realizar la ampliación de su planta.

“En fechas anteriores se nos fue alguna inversión por problema de suministro de gas, con la reforma nos va a ir bien a todos pero a Altamira mejor. Se nos fue una ampliación de la planta Mexichem, pero no sé si regrese”.

Para terminar con la falta de suministro de gas desde septiembre la federación decidió importar gas licuado al Puerto de Altamira, por el orden de los 500 millones pies cúbicos, para que el puerto comenzará a trabajar a su máxima capacidad.

Sin embargo, de acuerdo a lo referido por el consejero de la Asociación de Industriales, Luis Apperti, los gastos de operación del sector industrial se han incrementado hasta un 12 por ciento por los pagos que tienen que hacer de forma diaria por el gas licuado que están importando.

Explicó que es justo por esta razón por la que el país requiere una forma energética que le permita a México ser autosuficiente en la producción de sus materias primas, lo que permitiría reducir los costos de producción. 

Indicó que pese al gasto, desde septiembre que se aplicó la medida ha sido de gran apoyo para que las industrias no vean afectados sus procesos, lo que había ocurrido desde el 2010, pues desde entonces y hasta la fecha se habían registrado 114 alertas, en las que Pemex había pedido a las empresas que redujeran al mínimo el consumo de gas, por lo que algunas empresas se habían visto obligadas a parar entre 48 y 96 horas sus labores.

En el 2012 las alertas emitidas por Petróleos Mexicanos habían provocado pérdidas por 10 millones de dólares a las 60 empresas instaladas en el corredor industrial, pues algunas lo utilizan como materia prima y otras como combustible, lo que repercutió en una caída del 10 por ciento en su producción.

La situación también afectó a la Comisión Federal de Electricidad (CFE), pues a falta de gas tenía que utilizar en sus procesos diesel y combustóleo que resultan hasta seis veces más caros de solventar.