Campesinos exigen destitución de cuerpos policíacos

Los agricultores norveracruzanos, señalan haber sido víctimas del atropello por parte de las autoridades de seguridad que según ellos pretenden despojarlos de sus predios.
Los campesinos se unieron a la protestas contra los elementos policíacos.
Los campesinos se unieron a la protestas contra los elementos policíacos. (Aristeo Abundis)

Pánuco

La Secretaría de Seguridad Pública en Veracruz debe intervenir de manera inmediata en el caso de la detención de dos campesinos de la comunidad de Ex Hacienda Limón en la congregación de Oviedo del municipio de Pánuco pues constituye un gran injusticia de parte de los cuerpos policíacos, aseguraron los integrantes del llamado movimiento de sociedades campesinas independientes del norte de Veracruz al participar en un nuevo plantón de protesta frente a la presidencia municipal.

De acuerdo a la versión dada a conocer por Francisco Ponce Carrera, representante de esta organización, cada dirigente de comunidades también adheridas al movimiento de unificación popular de los municipios de Tempoal, El Higo y Tantoyuca se sumaron a la protesta de los campesinos de Pánuco y exigen la destitución de los cuerpos policíacos de Seguridad Pública por haber desarrollado actos de atropello policíaco y posiblemente en participar en apoyo a grupos que pretenden despojarlos de los terrenos que legalmente ocupan en la zona de la Ex Hacienda Limón.

Ponce Carrera se refirió a la detención de Vicente Rivera Flores y de Julián López señalando que no es posible contar con cuerpos de seguridad que más que eso son de inseguridad por lo que determinaron exigir a las autoridades correspondientes su intervención inmediata a fin de evitar mayores inconvenientes.

Cabe mencionar que los campesinos en mención fueron detenidos a principio de semana, uno acusado de portación de arma de fuego y otro de alterar el orden público sin embargo los manifestantes comprobaron que se trataba de un arma registrada ante la Secretaría de la Defensa Nacional y también comprobaron que los detenidos fueron objeto de mal trato físico, agresiones verbales y otras violaciones a sus derechos humanos.