Los tracks de la vida de Ramón Shade

La joven escritora Aleida Salazar, presentó el libro dedicado al director de la Camerata de Coahuila dentro de la compilación "Trayectorias", editado por el Ayuntamiento de Torreón.

Torreón

Torreón le ha dado más que trabajo, incluso se siente con una deuda impagable, dice el director de la Camerata de Coahuila, Ramón Shade, al ser cuestionado por Aleida Salazar, quien escribió su libro "Tercera Llamada", editado por el ayuntamiento y que fue presentado anoche en el MuseoRegional de La Laguna.

La semblanza forma parte de la colección "Trayectorias", editada bajo el cuidado profesional y detallado de Ruth Castro Parada.

El escritor Jaime Muñoz, titular de Cultura en el municipio, presentó la actividad y dio la palabra a Salazar. La joven escritora mostró su agradecimiento y admiración al maestro Shade, quien recientemente cumplió 62 años y luego dio paso a la remembranza sobre su vida, especialmente en el inicio del gran viaje que ha realizado en pianista, director de ópera y de la Camerata de Coahuila, desde su fundación hace 19 años.

El músico habló de la angustia que le ha causado a través de la vida el tener seguro, por esa jornada, donde dormir. Se presentó al Ramón joven, al estudiante que salió de casa y fue al encuentro de su destino, el que viajó como buen nómada lagunero, al viejo continente y vivió plenamente su etapa de estudiante de música en Viena.

Solo una mínima parte del anecdotario de un estupendo conversador, excelente músico, gran amigo y un pilar sustancial de la cultura en la Región durante los últimos 20 años.

El libro está dividido en 5 tracks y un bonustrack, más un apéndice fotográfico muy simpático y sobre todo se muestra como una semblanza inacabada, como toda semblanza, porque siempre habrá mucho más de que hablar y eso lo subrayó Muñoz al finalizar Shade su intervención, la plática continuará, quizá en otro escenario, quizá en otras circunstancias.

"Tercera Llamada" presenta a un viajero, un melómano, un músico que siempre está en busca de la diversidad, de salir al extranjero, de dirigir en El Salvador, o donde sea que lo inviten, de visitar a su hijo en Francia, de conocer a otros músicos y de dar cabida en su orquesta a gente con talento, que puede venir de Rusia, Armenia, Ucrania, Colombia, o ser vecino de Torreón.