Cambiarán topes por reductores de velocidad

Miguel Ángel Mancera dice que esa problemática se presenta principalmente en vías secundarias.
El exceso de topes en vialidades provoca más contaminación de vehículos y mayor gasto en el consumo de gasolina, según estudio de investigador de la UNAM.
El exceso de topes en vialidades provoca más contaminación de vehículos y mayor gasto en el consumo de gasolina, según estudio de investigador de la UNAM. (Especial-Archivo)

México

El gobierno de la Ciudad de México y las jefaturas delegacionales buscarán eliminar los topes que no son indispensables en las calles de la capital para cambiarlos por reductores de velocidad.

El pasado miércoles, la Secretaría de Ciencia y Tecnología del DF dio a conocer un estudio que revela que los topes aumentan la contaminación 900 por ciento.

Ayer, en conferencia de prensa, el jefe de Gobierno del Distrito Federal, Miguel Ángel Mancera, explicó que el problema de los topes se presenta principalmente en las vialidades secundarias, las cuales son responsabilidad de las demarcaciones.

“Estaríamos buscando los mecanismos para poder implementarlo, tiene que ser una implementación gradual, bien planeada. Diría que las intervenciones que se están haciendo ahora van con este sentido, es decir, reductores de velocidad, mas no topes”, agregó.

Dijo que de comprobar que el estudio que presentó la Secretaría de Ciencia y Tecnología cuenta con todos los soportes necesarios, se estaría compartiendo con los integrantes de la megalópolis para intervenir las calles.

“La Ciudad de México desgraciadamente se llenó de muchos topes, me parece que en muchos casos no hubo la planeación adecuada, y por supuesto que es algo que compartiré con los jefes delegacionales; la ciudad debe tener mejores vialidades”, apuntó.

Por separado, la doctora Patricia Segura, especialista del Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias, dijo que para disminuir la contaminación que provocan los topes en la Ciudad de México es necesario colocar semáforos y topes inteligentes.

En entrevista, dijo que implementar esta tecnología en el DF es viable porque funciona en ciudades tan caóticas como Nueva York.

Sin embargo, dijo que para que sean funcionales es indispensable tener mayor cultura vial entre los ciudadanos.

“Parte del asunto es ver quién pone los topes, porque a todos nos ha pasado que esta ciudad está capturada por los residentes, de repente cierran calles y ya hicieron su zona residencial o colocan su tope sin ninguna regulación”, dijo.

Segura explicó que los semáforos inteligentes tienen un botón que pueden apretar los peatones en el momento en que desean cruzar la calle.

Para ello, los peatones deben esperar a que se junte un grupo de personas que deseen pasar a la otra acera; este dispositivo debe colocarse en intersecciones.

Además, los mismos semáforos operan con sensores que detectan la llegada de un vehículo para darle el paso.

Mientras que los topes inteligentes son reductores de velocidad que tienen solo 10 centímetros de altura y una pendiente determinada que provoca que los autos desaceleren pero sin llegar al alto total, y deben instalarse afuera de escuelas y hospitales, por ejemplo.

“Lo primero es la educación vial, que todos estemos conscientes de que al llegar a una calle o una intersección hay que frenar, si vas a pasar afuera de una escuela, por ejemplo, tienes que bajar la velocidad”, consideró.

A su vez, el secretario de Ciencia y Tecnología, René Drucker, consideró que la contaminación que provocan los topes puede disminuir quitándolos y colocando reductores de velocidad en lugares estratégicos y bajo un modelo específico.

Además, explicó que es necesario reunir a un grupo de especialistas para resolver el exceso de topes en el DF, y coincidió en que la instalación de semáforos inteligentes sería una buena propuesta.

“El semáforo inteligente tiene sensibilidad a la llegada de algún vehículo automotor y entonces se puede poner en siga o en alto, dependiendo si hay gente que quiere cruzar la calle”, explicó.

Dijo que aunque no es la solución quitar todos los topes, se reduciría de manera considerable la emisión de partículas contaminantes.

Tanto la especialista del INER como el funcionario capitalino coincidieron en la necesidad de revisar quién instala los topes y bajo qué criterios.

REDUCIR VELOCIDAD A 30 KM

Para acabar con los topes en la Ciudad de México se deben dar las garantías a los peatones y sobre todo disminuir el límite de velocidad a 30 kilómetros, dijo la diputada local Laura Ballesteros, quie además es integrante de la Comisión de Movilidad en la Asamblea legislativa.

“Para entender lo que sucede con los topes, hay que remitirnos a por qué los vecinos los solicitan, porque es una petición muy común, ya que no se sienten seguros con la velocidad de los automóviles, porque 80 por ciento de la superficie de la ciudad está dedicada a los vehículos y no hay muchas banquetas ni cruceros seguros”, manifestó la asambleísta del PAN.

“La velocidad genera inseguridad y las cifran hablan de eso, porque los accidentes viales son la primera causa de muerte en la ciudad y lo que nos va a ayudar a darle solución no es poner más topes, sino reducir la aceleración máxima a 30 kilómetros, y que tiene que incluirse en el nuevo Reglamento de Tránsito”. (Ilich Valdez/México)