Cámaras en el uniforme prevendrán casos de abuso en Policía de SD

Las autoridades municipales buscan retirar a las "manzanas podridas" de la corporación

San Diego

Autoridades municipales proponen realizar una auditoría externa al Departamento de Policía de San Diego, además de colocar cámaras en los uniformes de oficiales, esto para prevenir casos de abuso e indisciplina dentro de la corporación.

En próximos días, el Cabildo decidirá si se aprueba un presupuesto de 2 millones de dólares para comprar dicha tecnología, que dejará registrado el actuar de oficiales, además que los protegerá si reciben acusaciones falsas.

Jan Goldsmith, fiscal de la ciudad, enfatizó que los oficiales que han causado problemas al interior de la corporación son apenas el "0.1 por ciento", aunque reconoce que deben tomarse medidas para garantizar la confianza y seguridad de la ciudanía.

"Queremos que los oficiales tengan una cámara en su uniforme que los proteja, pero también está el otro lado, que son muy pocos, ese 0.1 por ciento que son las manzanas podridas. Queremos frenarlos, saber qué hicieron y tomar medidas", dijo.

Señaló que la Fiscalía municipal, encargada de recibir las denuncias por mal comportamiento emitidas en contra de agentes, ha encontrado que la mayoría de las quejas se trata de acusaciones "falsas o exageradas".

"Las cámaras van a ayudar a nuestra oficina para procesar casos; tendremos imágenes de actividades criminales y evidencia indiscutible en forma de videos. También ayudarán a proteger a nuestros oficiales de acusaciones falsas o exageradas", comentó.

Esta medida fue considerada, luego de que en últimos años se hicieran públicos casos de indisciplina por parte de oficiales de San Diego.

Uno de los más mediáticos se reportó recientemente, luego de que la procuradora Bonnie Dumanis levantara cargos criminales en contra de un oficial acusado de acosar sexualmente a por lo menos cuatro mujeres.

Asimismo, en 2012 se sentenció a nueve años en prisión al policía Anthony Arevalos, acusado de detener a mujeres bajo sospecha de conducir en estado de ebriedad y pedirles favores sexuales.

A finales de enero, decenas de personas, principalmente latinos y afroamericanos, denunciaron en audiencia pública ser víctimas de detenciones por parte de la policía, sin razón aparente y basadas únicamente en perfil racial.

Goldsmith reiteró su intención de que se realice una auditoría independiente a la corporación policiaca que ayude a prevenir estos casos.

El anuncio se hace tras anunciarse el retiro del jefe de Policía, William Lansdowne, y la designación de Shelley Zimmerman, quien será la primera mujer en tomar dicho cargo a partir del 3 de marzo.