Califican a la aseguradora Pro Agro de “irresponsable”

Organización Campesina de Tula-Tepeji.
Miente a productores al decirles que recorrerán los cultivos siniestrados.
Miente a productores al decirles que recorrerán los cultivos siniestrados. (Horacio Rodrigo)

Pachuca

El presidente de la Organización Campesina de la zona Tula-Tepeji, Rosendo Cruz Rufino, acusó a la aseguradora Pro Agro, empresa que contrata la Secretaría de Desarrollo Agropecuario de Hidalgo (Sedagroh) para el seguro catastrófico, de irresponsable y poco profesional.

Indicó que esta aseguradora no realiza los recorridos en campo de los productores que solicitan el seguro catastrófico ni las inspecciones correspondientes.

“No hay inspección ocular, que es lo que definiría cualquier catástrofe, no está haciendo recorridos permanentes y si no hay recorridos nunca habrá una determinación del siniestro justo, deja muchas cosas sueltas, mucha irresponsabilidad”.

El líder campesino señaló que el mal trabajo de esta empresa afecta en su patrimonio a los productores.

Acusó que el personal de Pro Agro levanta el reporte de las afectaciones en los cultivos de los productores pero sin recorridos, “lo que tipifican sin recorridos tampoco es lo que se ha perdido, si no hay recorridos no hay seguro que impacte de manera justa en el apoyo del daño de cualquier siniestro”.

Señaló que al menos 80 por ciento de los productores de la zona Tula-Tepeji, unos 50 mil campesinos, dejan de recibir el apoyo del seguro catastrófico debido a que la aseguradora no recorre las hectáreas dañadas.

“Si la empresa que contratan no hace su inspección ocular, si no tiene conocimiento real de lo que es un siniestro agrícola, siempre vamos a tener problemas sociales”.

Expresó que Pro Agro miente a los productores al decirles que recorrerán sus cultivos siniestrados y nunca se aparecen en las parcelas, “dicen: mañana voy y nunca llegan y además los pagos, muchos de los pagos ni han llegado”.

Cruz Rufino llamó a la Secretaría de Desarrollo Agropecuario de Hidalgo, encargada de elegir a la aseguradora, para que esta empresa realice el trabajo de manera eficiente.

“Que la empresa se dedique a cuantificar los siniestros naturales, que tuviera un respeto y una comunicación estrecha con los comisariados ejidales de todo el estado”, dijo.

Asimismo, el productor acusó que se ha descuidado el ejercicio del comisariado ejidal y el trabajo de éste hacia el ejido en sus obligaciones.

“Las dependencias encargadas del sector agropecuario desconocen absolutamente la figura de un comisariado, es por eso los problemas sociales. Es la figura del comisariado la que se está ignorando y que es la que el enlace directo de cualquier siniestro agrícola”.

De igual modo, señaló que el recurso que reciben los productores afectados es muy “raquítico”.

Sin embargo, reconoció que aunque el recurso es bajo en algo le sirve a los campesinos “sí les sirve, porque la palabra apoyo sirve a todo mundo, realmente es muy raquítico el apoyo, cualquier apoyo a cualquier campesino en la extrema pobreza es de suma importancia, pero sí, a la mayor parte no le llega”.

Rosendo Cruz subrayó que los recursos que reciben los campesinos no alcanzan para recuperar la inversión en sus cultivos siniestrados.

En la zona del Tula-Tepeji y el Valle del Mezquital los principales cultivos son el maíz, además de la alfalfa.

“Yo no conozco un apoyo que realmente repare los daños o que apoye en las perdidas de los campesinos”.

Indicó que el campo de Hidalgo se encuentra golpeado y en malas condiciones, no sólo en el Valle del Mezquital, sino en el resto de las regiones.

“El campesino está mucho muy maltratado. Esto se debe a los bajos costos, a los incrementos del diesel, gasolina y gas, insumos, refacciones agrícolas y nuestro producto va hacia abajo”, dijo.

Recordó que tan sólo el año pasado el precio del maíz de la entidad se vio disminuido, “se cayó más de 2 mil pesos la tonelada de maíz. Entonces está muy golpeado el campo, el sector campesino está en pobreza extrema”.

De acuerdo con la Secretaría de Desarrollo Agropecuario de Hidalgo, los bajos precios en el maíz afectan 120 mil hectáreas de cultivo, lo que representa poco más de 30 mil productores.