A Cajeme, alumbrado público le saldrá "gratis"

El equivalente del ahorro en energía de los nuevos aparatos va a un fideicomiso con el que se paga a la empresa que los instaló.
Luminarias Monterrey
(Especial)

San Pedro Garza García

Mientras municipios metropolitanos como Monterrey, San Nicolás y Santa Catarina enfrentan críticas y discusiones por el costo de los nuevos contratos para la renovación del alumbrado público, en otros estados del país se ensayan esquemas mucho más baratos o incluso con cero costo para los ayuntamientos.

Como ejemplo, el municipio de Cajeme, Sonora, anunció el arranque de la aplicación del programa de renovación de alumbrado público con lámparas ahorradoras que generarán una reducción de 56% en el consumo de energía.

De visita en Monterrey, por asuntos de trabajo, el alcalde Rogelio Díaz Brown comentó que el programa consiste en cambiar 25 mil 480 lámparas que son el 100 por ciento del alumbrado público con lámparas LED de luz blanca, que proporciona la empresa Óptima Energía, que ganó el proceso de licitación.

El costo del programa es de 265 millones de pesos, y el financiamiento aplica mediante un novedoso esquema donde el municipio no pagará prácticamente nada, a pesar de que se quedará con el equipo.

“Es un esquema importante, es una gran oportunidad de cambiar el 100 por ciento, de cambiar el aspecto, de cambiar el esquema y dar la oportunidad para que haya mayor seguridad, teníamos el 43 por ciento de las lámparas fundidas”.

“Es un esquema donde prácticamente donde el municipio no se endeuda, donde las lámparas son del municipio, que es otra cosa que causaba mucho revuelo, mucha duda, inquietud de la sociedad de que si las lámparas iban a ser rentadas, de que si las lámparas iban a ser de una empresa”, dijo.

El sistema de pago es también mediante el ahorro del 56 por ciento del impuesto por derecho al alumbrado público denominado DAP.

Es decir, como estímulo a los municipios para utilizar sistema de alumbrado con lámparas ahorradoras, la Comisión Federal regresa el ahorro que generen del impuesto y lo envía a un fideicomiso, que a su vez, en este caso de Cajeme, entrega como pago a la empresa Óptima Energía por la instalación de las lámparas de Led.

“La lámpara ahorra el 56 por ciento, entonces el 56 por ciento del DAP nos reconoce como un ahorro CFE, ese dinero sobra porque no se está gastando en luz, ese dinero nos lo devuelve CFE a un fideicomiso, el fideicomiso paga a la empresa, a la institución financiera, al fondo y prácticamente hay hasta un sobrante que de alguna forma va a seguir mejorando con ese recurso el Ayuntamiento las instalaciones eléctricas del alumbrado público”, comentó.

Con este proyecto, según el edil, logran no sólo abatir el problema de falta de luminarias, sino que ahorran recursos económicos al consumir menos energía y cambian el aspecto de la vía pública, lo que deriva en mayor seguridad.