“Nunca dejen agonizar al Caimán del Carpintero”

El Caimán celebra a 'Don Chanito', trío Ozuluama, Lázaro López y al 'Mapache Ramírez', muerto este año como su hermano, el 'Águila Negra'.
Segundo día de fiesta en la plaza de armas.
Segundo día de fiesta en la plaza de armas. (Eugenia Gómez)

Tampico

Tráfico ocasionado por el cierre de la calle Colón y una gran afluencia de paseantes era lo que se percibía al recorrer el primer cuadro de Tampico.

A las 19:38 horas el taller de huapango que fungió como antesala al evento principal de la noche estaba concluyendo. Cerca de 20 bailaron sobre la tarima habilitada.

En el segundo día del festival "El Caimán del Carpintero", el centro de atención infantil Comunitario del DIF Tampico de la colonia Nuevo Amanecer abrió el escenario danzando "La presumida de Puebla" con un contingente de ocho niños y ocho niñas vestidos con camisa blanca y falda y pantalón correspondientemente en tono verde bandera.

Las pequeñas portaban un peinado adornado por flores y al compás de sus pasos, los asistentes aplaudían mientras su maestra les recordaba la coreografía desde un rincón donde se escondía entre la multitud.

Frente al Palacio Municipal fueron colocadas sillas que insuficientes para la cantidad de personas que se dieron cita al festival. Algunos tomaron asiento en el suelo, sobre las jardineras y otros tantos optaron por pararse sobre la punta de sus pies para alcanzar a ver el espectáculo. Una gran cantidad de aplausos resonaban al término de cada pieza.

El primer trío provenía de El Higo, Veracruz; eran los alumnos del taller de música huasteca de Lázaro López, y cuyo integrante más joven Jesús Camargo, a sus trece años dominaba las cuerdas del violín. La sensación térmica en el puerto era de 36 grados, misa que se hacía notoria entre las mujeres, que con abanico en mano se echaban aire sin abandonar su lugar.

Dos niñas fueron las primeras en subir a la plataforma, a ellas se sumaron adolescentes y adultos. El grupo alentaba a unirse a la danza."Ahí está la tarima" les gritaba.

Entre los participantes en el evento figuraron "Los jilgueros de Altamira", "Los caimanes del Río Blanco" y el trío "Balcón Huasteco", así como "Los Brujos de Huejutla" quienes en su saludo expresaron "nunca dejen agonizar al caimán del carpintero".

Al momento de entregar los reconocimientos ,Irma Meza Etienne, directora de Cultura tomó el micrófono para dirigir unas palabras al Trío de Ozuluama. A ellos les otorgaron el primer galardón con motivo de su larga trayectoria artística.

Otra condecoración fue para Lázaro López, homenajeado por sus versos y dedicación sobre el escenario. Crescenciano López Silva "Chanito" también fue reconocido, y dirigió unas palabras en náhuatl, donde de acuerdo a su traducción, afirmó sentirse muy contento.

Por último, se entregó un reconocimiento a la familia de Daniel Ramírez Ochoa "el Mapache", por ser uno de los máximos exponentes del huapango en la región. Mismo que Matías Rodríguez Guajardo, su hijo, recibió a nombre de él.

"Que su memoria se guarde, fue un mes al día de hoy, hoy que vengo con mi madre y aunque triste estoy, de parte de mi padre las gracias les doy" dijo mientras se le cortaba la voz.

"Aquí vamos a seguir hasta el cuerpo aguante" exclamó la maestra de ceremonias, antes de reanudar el concierto de huapango.