CUCI inactiva al 80% de sus alumnos por adeudos

Hay estudiantes que registran hasta tres años pendientes de pago, a quienes deben se les dio de baja y no pueden revisar sus calificaciones.
Son 4 mil los alumnos registrados en las tres sedes del CUCI; sólo el 20 por ciento está al corriente en pagos.
Son 4 mil los alumnos registrados en las tres sedes del CUCI; sólo el 20 por ciento está al corriente en pagos. (Arturo Ramírez Gallo)

Ocotlán

El 80 por ciento de alumnos que alberga el Centro Universitario de la Ciénega (CUCI) de la Universidad de Guadalajara (UdeG) tienen pagos pendientes por concepto de matrículas y aranceles atrasados, adeudo que asciende casi a los siete millones de pesos. Algunos estudiantes ya fueron dados de baja y no pueden revisar sus calificaciones.

Guadalupe José Torres Santiago, secretario administrativo del CUCI, informó que las tres sedes que lo conforman tienen registrados a cuatro mil alumnos y sólo el 20 por ciento está al corriente con sus pagos.

Los atrasos van de un semestre hasta seis periodos educativos que no fueron abonados y que alcanzan cantidades de hasta tres mil pesos por alumnos de licenciatura. De igual forma, se tiene registro de escolares de maestrías que deben tres semestres, lo que significa un saldo de hasta 50 mil pesos.

Torres Santiago explicó que a principios del mes de noviembre, el centro universitario hizo un estudio para detectar el recurso que se adeudaba en las sedes Ocotlán, La Barca y Atotonilco el Alto. El resultado fue que se debían 6 millones 978 mil 630 pesos.

Tras obtener el resultado, la Secretaría Administrativa envió una carta personalizada a los alumnos deudores en la que se detalló la cantidad pendiente de pago, haciendo referencia al Reglamento General de Ingresos de Alumnos de la Universidad de Guadalajara en sus artículos 19 y 27.

En estos se estipulan que el aspirante que resulte admitido deberá pagar, en el plazo previamente establecido, los aranceles correspondientes y que el alumno que haya pagado el arancel tiene el derecho al registro de calificaciones.

Durante los años anteriores, el Centro Universitario no aplicó ninguno de estos artículos, por lo que los alumnos que debían semestres anteriores podían continuar sus estudios.

“Hay alumnos que tienen hasta tres años que no habían cubierto el arancel, sin embargo, se les dejó avanzar y esto se convirtió en la costumbre y la quisieron hacer ley”, expuso Torres Santiago.

Después de que los alumnos recibieron el oficio, tuvieron un periodo de diez días hábiles para realizar el pago pendiente.  Durante esos días se lograron recaudar alrededor de dos millones de pesos. A quienes no realizaron dicho depósito se les dio de baja en el Sistema Integral de Información y Administración Universitaria (SIIAU) y ahora en finales de semestre no pueden revisar sus calificaciones y los profesores no tienen opción para registrar las evaluaciones.

Cerca de 60 alumnos han acudido hasta las oficinas de la Secretaría Administrativa para tramitar una prórroga y quedar en un acuerdo con el Centro Universitario. Por otra parte, otros alumnos no están conformes con la forma en la que la universidad ha actuado para recuperar ese recurso.

Alejandro Reoz, estudiante del séptimo y último semestre de periodismo, apenas se enteró el lunes de que debía pagar. Afirmó que estas medidas trajeron “repercusiones académicas, sí, mucho. Pero en este momento también me perjudicó pagarla. Era un dinero que no contemplaba. Es que la UdeG nos mal acostumbró. Está en su derecho de cobrar la UdeG. En otros centros universitarios es más riguroso el pago puntual”, dijo.