Líder nacional de la CROC dialoga con grupos disidentes

Isaías González Cuevas convenció a croquistas encabezados por Jorge Gloria y Félix Coronado de detener su movimiento.

Monterrey

El dirigente nacional de la CROC, Isaías González Cuevas, evitó que un grupo de inconformes de esa central obrera en Nuevo León, lograra su propósito de destituir a la dirigencia que se constituyó por el anterior líder, Agustín Serna Servín (finado), dejando en su lugar a su hijo Alberto Serna de León.

A partir del fallecimiento de Serna Servín, surgieron grupos de inconformes, uno comandado por Jorge Gloria Ovalle y otro de Félix Coronado.

El lunes estuvo en Nuevo León el líder nacional, quien logró “tejer fino” para lograr que los inconformes sean tomados en cuenta, pero apoyando al dirigente actual.

Al respecto, integrantes de los grupos inconformes aceptaron detener momentáneamente su movimiento.

Sin darse a conocer oficialmente su visita, González Cuevas habló con unos y otros, primero con la dirigencia y luego de unas negociaciones, juntó a todos para que expresaran su decisión de mantener la unidad, por el bien de la CROC.

En ese sentido, en un boletín de la CROC, firmado por el director de Comunicación de la central obrera, Francisco Peña, se advierte que “… regresaron los disidentes a las filas de la Confederación Revolucionaria de Obreros y Campesinos bajo la consigna de disciplinarse y trabajar por el bien de la organización sindical”.

 Agrega que de esta forma se incorporan  a las actividades formales de la CROC estatal,  dirigentes de segundo y tercer nivel que se habían marchado y a los que se les respetará algunas posiciones sindicales, además de diversos contratos colectivos de trabajo que se les habían suspendido.

Se reconoce que, efectivamente, el mediador fue el líder nacional de la central obrera, el senador Isaías González Cuevas, quien estuvo en Monterrey para atestiguar la reincorporación de los sublevados que regresan de nuevo al redil tras más de seis meses de ausencia.

Según el comunicado, se advierte: “No más desunión, no más peleas, hay que pelear allá afuera, allá están los enemigos, allá está la pobreza, allá está la desigualdad, allá está la gente que no es sindicalista, a esos hay que combatir aquí es la unidad compañeras y compañeros en beneficio de ustedes y de sus familias”, manifestó el dirigente sindical ante cientos de croquistas que a grito de “Unidad, unidad, unidad”, recibían el discurso.

 Luego de la negociación, en donde se les darán posiciones en la estructura de la CROC a quienes las demandan, se   celebrado en la explanada de la sede sindical una reunión de unidad.

Al estilo de siempre, hubo vivas, aplausos, y los gritos de la CROC es PRImero,  en la que el diputado Alberto Serna de León secretario general de la central mostró el aprendizaje que tuvo de su padre.

Advirtió que  se privilegiará la unidad y prometió que habrá mano dura y se aplicaran los estatutos contra  quienes intenten pasar por encima de los intereses de  la organización.

Destacó que  en el proceso de conciliación no hay ganadores ni perdedores y que se tomó la decisión de aceptar de nuevo a los insubordinados por el bien de la central  obrera.