El CRIT cambia la vida de pacientes y familia

Con días cargados de malos pronósticos donde sólo queda ampararse a Dios debido a que el estado mantiene en la marginalidad a este sector social, ellas continúan luchando por sus hijos.
Con seis años de trabajos ininterrumpidos, el CRIT se ha convertido en una opción digna para personas de escasos recursos.
Con seis años de trabajos ininterrumpidos, el CRIT se ha convertido en una opción digna para personas de escasos recursos. (Aldo Cháirez)

Gómez Palacio, Durango

A pesar de las fatalidades la vida continúa y se degrada en una progresión irreversible. Imperceptible acaso para quienes tienen las capacidades intactas y las utilizan de forma ordinaria sin cavilar lo que sería no poder mover los brazos para vestirse, cambiar la cama y preparar el desayuno, para quienes necesitan de apoyo para esos menesteres, casi todas las alternativas quedan segadas.

El albacea o la tutora de una persona discapacitada, sea madre, abuela o hermana, se va conformando poco a poco de un carácter inquebrantable.

Y aunque hay días cargados de malos pronósticos y augurios donde sólo queda la posibilidad de pedirle ayuda a un Dios debido a que el estado ha mantenido sumido en la marginalidad a este sector social, algunas mujeres dicen que encontraron un gran soporte y sobre todo paz en el Centro de Rehabilitación Infantil Teletón (CRIT), ubicado en Gómez Palacio.

El ser pepenadora y madre de una niña con Síndrome de Down que además nació con soplo en el corazón y desarrolló en un año y medio hipertiroidismo.

Ser una viuda convertida en abuela y madre que atiende a una adolescente con escoliosis severa. El ser una mujer campesina que cuida a su hijo con parálisis cerebral infantil y cuadriparesia espástica.

En suma, todos estos casos demuestran que la mujer puede desarrollar múltiples tareas en beneficio de los suyos, sin que para ello se considere que tenga una fuerza inferior o una fe menor.

Además plantean escenarios sombríos si no fuera porque en el camino encontraron un espacio dedicado a la rehabilitación integral. En el Centro de Rehabilitación Infantil Teletón (CRIT) son atendidos mil 200 niños cada año, pero también los integrantes de sus familias.

Con una lista de espera donde se considera a 520 niños radicados en la Comarca Lagunera, el CRIT les ofrece a estas mujeres la atención necesaria a través de médicos especialistas, terapeutas, psicólogos y decenas de voluntarios que, con su trabajo gratuito, aminoran los tiempos de espera, estimulan un estado de ánimo positivo y ayudan en tareas que son trascendentes en el camino de la recuperación de sus hijos.

Con seis años de trabajos ininterrumpidos, el CRIT se ha convertido en una opción digna para personas de escasos recursos que mantienen en su núcleo familiar a un niño o una niña con esclerosis esquelética múltiple que, sin un servicio médico, no podrían tener acceso a las terapias necesarias, ni las sesiones psicológicas que aminoran las cargas emocionales familiares.