CNA “madruga” para aprobar plan antisequía

Con esto se reconocen poderes explícitos de la autoridad para cancelar concesiones y regular de forma directa el agua en caso de eventos extremos.

Guadalajara

Con un bajo registro de asistencia y la oposición de los dos vocales ciudadanos y el de uso pecuario de Jalisco, la Comisión de Operación y Vigilancia del Consejo de Cuenca del río Santiago aprobó ayer, en sesión realizada en Tepic, Nayarit, el programa preventivo de sequía, donde se reconocen poderes explícitos de la autoridad para cancelar concesiones y regular de forma directa el agua en caso de eventos extremos.

La reunión fue presidida por Alfredo Hinojosa, de la Comisión Nacional del Agua (CNA) de Aguascalientes, y con los vocales de la Comisión Estatal del Agua (CEA) de Jalisco, Fernando Rueda  y Armando Muñoz.

A juicio de uno de los vocales opositores, Juan Guillermo Márquez Gutiérrez, de la asociación civil Conredes, el aspecto positivo es la integración de los trece comités de agua subterránea (cotas) de la región Los Altos de Jalisco, pero en lo demás, hubo un “mayoriteo” de la parte gubernamental y de sus aliados para hacer vigente ese planteamiento en el cual “se atropellan las garantías individuales y nos ponen un yugo envuelto en un compendio de buenos deseos”, destacó.

A su juicio, tras la lectura del documento de casi 300 páginas, “el propósito simulado es decretar el ‘toque de queda’ al agua, como recurso, pues no son compatibles las ‘buenas intenciones’ —que difícilmente se cumplirán, pues no plantean cómo, ni existe el recurso económico, ni depende de la CNA—, con la coacción que ejercería de inmediato sobre los usuarios”, puso en relieve.

Aunque parece contradictorio, la autoridad deja el agua en manos del mercado, “a pesar de que está demostrado que éste no es el instrumento adecuado para la gestión integral del agua”, se ignora la participación ciudadana y la de los usuarios, y habría la amenaza —a pretexto de situaciones extremas— de que se vulneren los derechos constitucionales de los particulares, advirtió, entrevistado por vía telefónica.

Los quejosos esperarán una siguiente reunión para quejarse e introducir enmiendas, y si no son escuchados, analizarán la viabilidad de un juicio administrativo para la protección de sus derechos.