Movimiento contra el CIMARI no desaparece

El presbítero Fernando Liñán Treviño, coordinador de la Pastoral Social de la Diócesis de Saltillo, aseguró que continúan las acciones para "eliminar" el basurero tóxico del ejido Noria de la Sabina.
El movimiento contra el CIMARI de General Cepeda, aún no ha desaparecido.
El movimiento contra el CIMARI de General Cepeda, aún no ha desaparecido. (Ana Ponce)

Saltillo, Coahuila

Pese a que el confinamiento para residuos peligrosos ya inició operaciones en el ejido Noria de la Sabina de General Cepeda, el movimiento encabezado por el "Colectivo Sí a la Vida" continuará y se fortalece para seguir la lucha en contra de este "basurero tóxico".

"Las luchas sociales no se acaban nunca, aunque el monstruo con el que se quiera luchar construya su poder".

Así lo aseguró el presbítero Fernando Liñán Treviño, coordinador de la Pastoral Social de la Diócesis de Saltillo.

El sacerdote recordó que aunque existía un recurso de nulidad, con el que se concedió una orden de suspensión de la construcción del CIMARI, este no fue ejecutado.

Indicó que el proceso legal continúa, señalando que recientemente se reunieron los abogados con el magistrado que había dictado la suspensión para profundizar en el análisis.

Señaló que en esa reunión estuvo presente un investigador de la UNAM, exponiendo la problemática del agua y confirmando el riesgo que corren los mantos acuíferos de ser contaminados, por lo que continúa pendiente la resolución del magistrado.

"El magistrado tiene ya muchos elementos que se le han dado y creo que tendrá que considerarlos, pero todavía estamos en ese proceso".

"Mientras, los campesinos se van consolidando más como colectivo "Sí a la Vida", se van reestructurando, organizándose, concientizándose, formándose y sigue toda una labor", expuso.

Consideró que las autoridades de la SEMARNAT no acataron la disposición del magistrado para ejecutar la suspensión de la construcción del CIMARI en Noria de la Sabina, por ello se interpuso otro recurso para insistir en ello, desafortunadamente no se resolvió en tiempo.

Por su parte, el Sacerdote Pedro Pantoja recordó que son los poderes fácticos los que han permitido que el CIMARI siga avanzando, pues toda lucha popular se enfrenta a un poder económico y a la complicidad de fuerzas políticas.

"Las luchas sociales no se acaban nunca, aunque el monstruo con el que se quiera luchar construya su poder".

"El CIMARI se puede construir, lo van a hacer porque pueden, con poder económico y político, pero ahí no termina la lucha, aunque esté construido no significa que termina, ni quiere decir tampoco que ganaron", dijo.

"El magistrado tiene ya muchos elementos que se le han dado y creo que tendrá que considerarlos, pero todavía estamos en ese proceso".

Precisó que así ha sido la lucha ambientalista en muchos lugares de México, como la de los Yaquis o la de Cananea, entre otros movimientos sociales en Michoacán y Guerrero.

"Cuando el pueblo de General Cepeda comprenda que esta lucha no es única y aislada, sino que es social permanente, que va abarcar otras vertientes, entonces que se cuide el CIMARI", concluyó.