CIJ llaman a pasar de la prohibición a la prevención

Los Centros de Integración Juvenil consideran urgente la aplicación de políticas públicas que colaboren en la búsqueda de soluciones ante las adicciones.
Un documento creado por los CIJ señala que las acciones dirigidas a los jóvenes estén orientadas a trabajar desde el afrontamiento de riesgos asociados.
Un documento creado por los CIJ señala que las acciones dirigidas a los jóvenes estén orientadas a trabajar desde el afrontamiento de riesgos asociados. (Especial)

Naucalpan

Los Centros de Integración Juvenil (CIJ) consideran urgente aplicar políticas públicas para no criminalizar adicciones y desalentar el consumo de alcohol, tabaco y otras drogas en las instituciones de educación media superior y superior, a través de la promoción de la salud.

El enfoque respecto al tema ha cambiado, por lo que es necesario pasar de la prohibición a la prevención; de la criminalización a la atención, y de la negación a la educación; así como buscar mejores soluciones, más integrales, completas e inteligentes para entender que la solución no está en los juzgados o en los penales, sino en los hogares, las escuelas y los Centros de Integración Juvenil.

Un documento elaborado por los CIJ, afirma de la "impostergable necesidad de cambiar el paradigma de la política de drogas actual, a fin de que los problemas de adicciones sean tratados por expertos en el campo de la salud, y no por policías o ministerios públicos".

Y agrega: "El enfoque prohibicionista en materia de consumo de marihuana se ha centrado en la criminalización de su oferta y demanda, haciendo a un lado la construcción de propuestas diferentes al ejercicio punitivo".

Es necesario reflexionar sobre los retos emergentes que van desde la crisis económica y social como catalizadores del consumo de drogas, hasta la existencia de nuevas sustancias, la problemática de su atención terapéutica, y las nuevas tecnologías, estilos de vida e incertidumbre personal, como detonadores también, del consumo de sustancias.

Advirtió que las acciones dirigidas a los jóvenes estén orientadas a trabajar desde el afrontamiento de riesgos asociados, mediante la construcción colaborativa de alternativas preventivas y la participación juvenil activa, también resultan fundamentales las intervenciones desde la infancia mediante la detección de comportamientos de riesgo con un abordaje escolar integral y que promueva procesos salutogénicos.

Destaca la sensibilización y capacitación con personas adultas que requieren apoyo especializado para desempeñar su función preventiva y saber cómo informar y actuar ante el consumo de drogas.

KVS