Ayuntamiento 'duda' que CFE le deba 238 mdp

La empresa APAP, que fue contratada por el ayuntamiento para la evaluación en el uso y comportamiento de la energía eléctrica, fue desacreditada por las propias autoridades municipales.
José Jesús Toledo Campoy, representante de la empresa APAP.
José Jesús Toledo Campoy, representante de la empresa APAP. (Martín Piña)

Torreón, Coahuila

De acuerdo a José Jesús Toledo Campoy, representante de la empresa Alumbrado Público, Administración y Proyectos S.A. de C.V. (APAP), se ha identificado saldo a favor del orden de los 238 millones de pesos por facturación de uso de energía eléctrica y captación del Derecho de Alumbrado Público.

Sin embargo, la Comisión Federal de Electricidad no ha hecho la retribución correspondiente al Municipio de Torreón.

Aún y que esta empresa fue contratada por la autoridad municipal para la realización de la evaluación en el uso y comportamiento de la energía eléctrica, ahora los resultados son desacreditados y la empresa quedó fuera de las pláticas que tendrían que realizarse entre la dependencia federal y el municipio de Torreón.

"Para empezar, no nos ha invitado a las reuniones con la Comisión Federal de Electricidad a pesar de que está contractualmente establecido y no entendemos el motivo".

"Nos han hecho a un lado, cuando en otros municipios y entidades donde nos han contratado para la evaluación, participamos de manera integral para sostener la información resultante".

Cuestionado en torno a la posición del Municipio de Torreón al conocer estos resultados, señaló que "la empresa presta un servicio, el Municipio no ha cumplido con nosotros".

Sin querer adelantarse a señalar una falta de transparencia por parte de la autoridad municipal, comentó que está enterado que ha habido pláticas entre gerentes de la Comisión Federal de Electricidad y el ayuntamiento, pero se desconoce algún acuerdo al que se haya llegado.

Reiteró que el municipio de Torreón los contrató para definir cuál era la situación real en el consumo de energía eléctrica, ya que se tenía la percepción de que la dependencia federal les estaba facturando de más, situación que se comprobó en base a los documentos presentados por el municipio de Torreón.