Llegan a 30 casos de tortura en corporaciones de seguridad estatales... y ninguna sentencia

Hoy Derechos Humanos emitió recomendación también contra policías investigadores.
Expertos en derechos humanos coincidieron en que la tortura en México es un fenómeno regular, que no se investiga ni se sanciona.
En los treinta casos restantes los señalados por tortura ninguna derivó ni en sentencia tras proceso penal ni se pagó la reparación del daño. (Recreación) (Shutterstock)

Guadalajara

Con la difusión hoy de la recomendación 13/15 llegó a 31 el número de casos de tortura acreditados en Jalisco por la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDHJ) en la administración de Felipe Álvarez Cibrián,  pero ninguna de ellas ha derivado en sentencia condenatoria a los funcionarios públicos.

En conferencia de prensa donde dio a conocer cinco recomendaciones, el ombudsman señaló que sólo en un caso se cumplió con la reparación del daño, la única resolución emitida contra policías municipales, donde el Ayuntamiento de Degollado hizo el pago a la víctima. 

En los treinta casos restantes los señalados por tortura son elementos de las diversas corporaciones de seguridad pública estatales, antes Procuraduría de Justicia y Secretaría de Seguridad del Estado de Jalisco, hoy parte de la Fiscalía General, y ninguna derivó ni en sentencia tras proceso penal ni se pagó la reparación del daño. 

Álvarez Cibrián sostuvo que la Comisión ha cumplido con su parte, tras admitir que las recomendaciones emitidas han sido,  hasta ahora, “llamados a misa”, a los que la autoridad respectiva no ha acudido. 

Además, queda impune el delito que con esta práctica de tortura se pretende achacar a detenidos.

En la recomendación 14/15 el inculpado quedó libre tras las lesiones que le causaron agentes de la Policía Investigadora en mayo de 2014.

En febrero pasado, el gobernador Aristóteles Sandoval se pronunció en contra de la tortura en el Informe Anual de Actividades de la CEDHJ, pero a disfrutar meses sigue sin responder la Fiscalía General por los policías torturadores de sus dependencias.