“CCD se hará, porque tiene dinámica propia”

Mariana Larragoiti, directora de innovación de ProMéxico, respondió a las declaraciones de Enrique Alfaro Ramírez, quien cuestionó la iniciativa.
Mariana Larragoiti Kolkmeyer, directora de Innovación de ProMéxico.
Mariana Larragoiti Kolkmeyer, directora de Innovación de ProMéxico. (Cortesía)

Guadalajara

En su reciente visita a Guadalajara Mariana Larragoiti Kolkmeyer, directora de Innovación de ProMéxico, rememoró que la Ciudad Creativa Digital (CCD) nació en Pro México como idea para crear y retener al mejor talento del mundo creando un entorno de colaboración y transferencia del conocimiento aunque aceptó que la población no le ha dado buena acogida. La funcionaria manifestó la postura de la instancia frente a las advertencias hechas por el alcalde electo de Guadalajara, Enrique Alfaro, en las que aseguró que probablemente habría necesidades más apremiantes que atender en esta ciudad antes que esta iniciativa.

Aseguró que “es un proyecto que tiene una inercia, el qué tan apegado vaya a ser finalmente a cómo se concibió originalmente es lo que podría cambiar, pero ya tiene una dinámica propia y recursos no sólo del gobierno del estado y del municipio sino del gobierno federal en distintas etapas. El proyecto se va a lograr. El tema para que CCD se concrete, es que la ciudad de Guadalajara se apropie del proyecto, que me atrevería a decir, tendría impacto no sólo nacional, sino regional y global”.

Por otro lado explicó que Pro- México está enfocado a la promoción de exportaciones de marcas mexicanas, sin embargo advirtió que “en cuestiones de industrias creativas es complicadísimo tener datos porque las más grandes exportaciones se dan a partir de dos grandes empresas que son Televisa y Tv Azteca, y por otro lado están todas las pequeñas y medianas empresas que en muchos de los casos son proveduría de servicios que se dan vía correo electrónico y de traspaso de información a través de canales digitales y no hay cifras frescas, pero hay indicativos del crecimiento como del mercado de contenidos”.

La funcionaria subrayó la necesidad de que haya acercamientos entre creadores y artesanos para trabajar en conjunto, así como vincular estos esfuerzos con instituciones expertas en promover el dinamismo de la industria creativa mexicana y con ello alcanzar el objetivo de monetizar los productos y servicios de este ramo que está en crecimiento y de los cuales no se tiene un seguimiento preciso.

Camilo Ramírez, artesano y director del Instituto de la Artesanía Jalisciense, apoyó estas opiniones y dijo que hay situaciones que se salen de sus manos.“Los cantaritos de barro canelo ya no huelen rico de donde lo sacaban, el lugar está lleno de fraccionamientos, así que estamos rescatando barro de otros estados y queremos crear una fábrica de chaquira porque actualmente tenemos que comprarla a proveedores de Checoslovaquia y de la India. Si deciden no vendernos se acaban las artesanías huicholas”, comentó como ejemplo de lo necesario que es que haya gestiones por parte de las instituciones.

Héctor Eduardo Gómez, director general del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), aseguró que esta dependencia y la Secretaría de Educación manejan los apoyos económicos más jugosos en el sector creativo que se asignan por medio de convocatorias y que tienen reglas de aplicación especializada, las oportunidades son para un pequeño grupo de especialistas de postgrado. Por eso es importante que los interesados en el área se dirigan a las instituciones en búsqueda de financiamientos para desarrollo de sus patentes y prototipos conceptuales. Destacó la importancia de que cada vez haya más profesionales con maestría y doctorado en áreas creativas del sector empresarial.

Sube marea global creativa

Entre otros datos relevantes, el informe de la UNESCO sobre economía creativa de 2013, considera que el conjunto productivo de industrias creativas se integra por literatura, música, cine, arquitectura, teatro, artesanía y otros. El documento señala que la producción de Latinoamérica está en ascenso exportando servicios sobre todo a Europa y resalta que tiene resultados económicos, sociales, culturales y medio ambientales. En los países no desarrollados, se generan ingresos por 23 mil 383 millones de dólares y la medida de crecimiento de este mercado es de 12 por ciento, por encima del 8.8 por ciento a nivel global que produce 10 mil 653 mmd. Uno de los propulsores de esta cifra es la producción artesanal que impera en los países menos desarrollados, lo mismo el diseño, pero en cambio la carencia tecnológica que requiere la industria editorial, la de nuevos productos o de artes visuales muestran rezago.