Buscan en sericultura un potencial para el desarrollo regional

Va enfocado al apoyo a mujeres y población en situación vulnerable para abrir negocios.
Proyecto social de producción de seda, una opción para la comercialización en Hidalgo.
Proyecto social de producción de seda, una opción para la comercialización en Hidalgo. (Fannia Cadena)

Ajacuba

En una comunidad del municipio de Ajacuba, una familia trabaja en un proyecto para cambiar la situación marginal de su entorno, por lo que aprovecharon los programas oficiales de apoyo económico que les permitan establecer una red mexicana de la seda que pueda competir internacionalmente con las que ya existen.

El doctor investigador de la Universidad Politécnica de Francisco I. Madero, Alejandro Rodríguez Ortega, explicó que los gusanos de seda (Bombyx Mori) crecen en 45 días alimentándose únicamente del árbol morera. “En Francia lo tienen como el árbol de oro porque cura la diabetes y hace que la saliva del gusano se convierta en seda, que es la reina de las fibras”, explicó.

Señaló que después, el gusano crea su capullo en dos días, el cual se cotiza en euros ya que de él se obtienen mil metros de seda.

Lo triste, platicó, es que para obtener el hilo y encontrar su hebra es necesario hervir el capullo, con lo que se mata al insecto; sin embargo, argumentó que permiten que de algunos salgan transformados en algo parecido a una mariposa para que pongan huevecillos y se sigan reproduciendo, cada hembra pone 700. 

“Estamos apostando a que realmente este proyecto piloto detone, tenemos ese sueño”, dijo Citlali Jaramillo Ramírez, delegada del el Instituto Nacional de la Economía Social (INAE) en Hidalgo, al tiempo que aseguró que se puede replicar a nivel nacional.

Hasta el momento la producción de seda ha sido sólo artesanal, pero es un potencial desarrollo económico, “tenemos que regionalizarlo, no individualizarlo”. Y añadió: “El doctor es muy trabajador y ya merece que la Revolución le haga justicia”.

Precisó que este proyecto entró en la convocatoria para el programa denominado “Integra”, que va enfocado al apoyo a mujeres y población en situación vulnerable para la apertura o ampliación de negocios.

Para la apertura del proyecto, Alejandro Rodríguez solicitó casi 400 mil pesos para la adquisición de planta morera, huevecillos, herramienta para cultivar la morera, además de una cabaña o casa de crianza de gusanos de seda en cinco módulos instalados en El Arenal, San Agustín Tlaxiaca, Ajacuba y Epazoyucan, con la participación de cinco personas por cada módulo.

Consideró que San Luis Potosí es el mercado más cercano en el que se puede comercializar la seda pues allí se fabrican rebozos de este material, el cual es comprado a China.

Dijo que algunos fabricantes de seda piden alrededor de 100 kilos mensuales de seda, pero este grupo de Ajacuba todavía no los produce a ese ritmo, esperan que con el apoyo del INAE se pueda aumentar la productividad en un lapso de tres a cuatro años. El productor estimó que tardará entre cinco y 10 años se tendrían ya varias regiones trabajando la seda en Hidalgo, con lo que la entidad se puede posicionar como principal proveedora de San Luis Potosí y del mercado nacional.

La producción de seda es uno de los pilares económicos de la India. “El gobierno de la India apoya a los productores económicamente: les vende el huevecillo a un precio bajo, tienen institutos de sericultura por todos lados, tienen licenciaturas y posgrados en sericultura. El gobierno apoya con eso a zonas marginadas como nosotros, después les compra el capullo y ellos mismos tienen sus empresas donde transforman el capullo en prendas de vestir”.