Buscan echar para atrás construcción de viviendas “huevito”

Regidores panistas y vecinos de Huentitán solicitaron la intervención de la Procuraduría de Desarrollo Urbano.
El municipio calcula que en las viviendas habitarían 9,844 personas.
El municipio calcula que en las viviendas habitarían 9,844 personas. (Montserrat Mauleón)

Guadalajara

Regidores panistas de Guadalajara y vecinos de Huentitán acudieron a la Procuraduría de Desarrollo Urbano (Prodeur) de Jalisco donde solicitarán la intervención de la dependencia estatal en el conflicto por la construcción de viviendas huevito en un predio de la calle Vocán Pelee.

El regidor Mario Salazar indicó que “de acuerdo  las facultades de la Prodeur lo que procede es que emita una opinión al Ayuntamiento y le diga que eche para atrás la modificación que hubo en el predio para autorizar la construcción de viviendas huevito”,

Lo que se aprobó fue la construcción de 2,465 departamentos en el centro de Huentitán, en un área de 6.2 hectáreas y mediante un decreto se aprobó reducir las áreas de servidumbre. La regidora Maribel Alfeirán dijo que en ese caso, en esa área deberán construir 125 edificios de cinco pisos con 20 departamentos cada uno, “yo lo comparo con que el espacio de la Plaza de Toros habrá 125 edificios, y no quedará espacio, porque hay que hacer estacionamientos, áreas libres, jardín, escaleras, espacios libres que debe haber en cada edificio, el espacio no da”. El municipio calcula que en las viviendas habitarían 9,844 personas. 

Ese es el problema que hay por no presentar una planeación previa, una consulta, por brincarse los procedimientos que marca el Código de Desarrollo Urbano del Estado y sus municipios y pareciera que el Ayuntamiento empieza al revés los proyectos de repoblamiento de Guadalajara, eso debe ser tomado en consideración por parte de la autoridad municipal para que en lo posterior se tomen decisiones apegadas a ley y reglamento”.

Los vecinos señalaron que la construcción de los edificios comenzará el 15 de abril, por lo que aseguraron que de no haber cambios por parte del Ayuntamiento y en caso de que lleguen las primeras máquinas a trabajar, harán una cadena humana para impedir que comiencen.