Busca DIF bajar trabajo infantil

La presidenta del instituto hizo un llamado a los ciudadanos a denunciar cualquier caso de explotación sexual y laboral que lleguen a detectar ante la PGJ y así abatir esta problemática.
Niños inician a las 5 de la mañana su actividad en el mercado.
Niños inician a las 5 de la mañana su actividad en el mercado. (Foto: Andrés Lobato)

Puebla

Los municipios de Puebla, Tehuacán y Cuetzalan son los que tienen más menores en situación de calle y trabajo informal, de acuerdo a una encuesta del Sistema Nacional DIF, informó la presidenta del Sistema Estatal (DIF), Martha Érika Alonso, al agregar que el organismo ha atendido alrededor de 250 menores con dicha problemática.

Alonso detalló que el organismo que representa en coordinación con el gobierno federal a través de la delegación del Trabajo, a cargo de Vanessa Barahona y la Secretaría de Competitividad, Trabajo y Desarrollo Económico (Secotrade), encabezada por Antonio Gali López, llevarán a cabo la instalación de un Comité, que tiene como objetivo implementar acciones para erradicar y combatir el trabajo de menores en las calles.

Asimismo, Martha Érika Alonso indicó que en dicho Comité contará también de la participación de cámaras empresariales y sindicatos.

En entrevista en el marco de los festejos del Día del Niño realizado en la capital poblana, Alonso de Moreno Valle añadió que el DIF además cuenta con diversos programas para ayudar a los infantes, entre el que destaca la entrega de becas para que no abandonen sus estudios.

La presidenta del instituto hizo un llamado a los ciudadanos a denunciar cualquier caso de explotación sexual y laboral que lleguen a detectar ante la Procuraduría General de Justicia y así abatir esta problemática.

Jornaleros de día; niños en la tarde

Al igual que miles de niños en el estado de Puebla, Juan Carlos Cuautle, se levanta por la mañana para cumplir con su jornada laboral. Son las seis y él ya está listo en su puesto de tamales ubicado en la Central de Abasto de la capital poblana.

Pese a ser menor de edad y seguir estudiando cumple día a día con la venta de comida desde temprano, lo que significa para él y sus tres hermanos, un ingreso con el que apoyan a su madre con los gastos de la casa, ya que su papá no está con ellos.

Tras la celebración del Día del Niño en el estado, es necesario señalar que no todos festejaron, algunos, los de menores recursos, tuvieron que asistir como siempre, a trabajar.

“Los niños en Puebla estudian y trabajan, yo desde que estaba chiquito así le he hecho, ya me costumbre a estar así”, señaló Juan Carlos Cuatle de 13 años.

La mirada de niño, la inocencia se percibe en su rostro y en su actitud al ser entrevistado, miedo e inseguridad en sus actos, en su manera de responder.

Sin embargo al estrechar su mano la situación cambia, el trabajo, el esfuerzo, el compromiso y la disciplina sobresalen.

La misma historia se repite con José Fernando Sánchez de 11 años, quien aseguró ser comerciante, se levanta a las 5 de la mañana y es el sustento de su familia junto con sus siete hermanos.

Él se encuentra estudiando quinto de primaria y se levanta de madrugada para realizar las compras, para tener a “más tardar a las 8” lo necesario para la venta del día. Frutas y verduras brindan a su familia del sustento diario.

Apenas ha comenzado el día y ya tiene la ropa sucia por cargar las cajas que contienen los jitomates cebollas y chiles que se venderán por la tarde a las orillas de la carretera y en algún puesto donde le dejen ponerse.

Su complexión pequeña, sus sueños reducidos a ganar dinero para ayudar a su mamá, sin un futuro claro, sin la intención de algún día ser doctor o bombero, simplemente quiere vender mucho para comprarse un buen par de tenis: “como los de Cristiano Ronaldo”.

Su vida no es como la de cualquier niño, él no se levanta tarde, él no tiene tiempo de ocio, el mantiene a una familia y cubre sus propios gastos.

Su comportamiento no es el de un niño, se da la oportunidad de convivir con personas más grandes, la madurez le ha llegado temprano. El no tuvo infancia.

Así, gran parte de la niñez poblana contribuye en los gastos del hogar, y abandonan sus estudios por la falta de recursos y de oportunidades.

La decisión de continuar en la escuela o dedicarse al trabajo llega a corta edad para los niños y jóvenes que trabajan en la Central de Abasto, tal es el caso de Eduardo Erick García, quien a los 13 años ya analiza la posibilidad de abandonar la escuela.

Él ayuda a su padre en la venta de cítricos en un establecimiento del lugar, le gustaría ser diseñador gráfico, pero el trabajo le da algo difícil de conseguir en estos tiempos: dinero.

Por su parte su padre, Cayetano García, desea que su hijo sea “alguien en la vida y se aleje del comercio para que tenga una carrera”, pero él, mejor que nadie, conoce la situación económica de su familia por lo que está dispuesto a respetar la decisión de su hijo.

Son niños que no recibieron juguetes y quienes mantienen viva la esperanza de no llegar tan cansados del trabajo para salir a jugar.

Actividad económica disminuye 1.5% el último trimestre del 2013

En el último trimestre del 2013, Puebla registró  una caída  de -1.5 por ciento en  su actividad económica, ubicándose en el grupo de  14 entidades del país que reportaron un  menor avance,  informó el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

De acuerdo con los resultados del Indicador Trimestral de la Actividad Económica Estatal (ITAEE),  Tlaxcala registró el mayor descenso en el conjunto de sus actividades económicas con -3.9 por ciento, seguido por  Campeche con -2.7 por ciento; Sinaloa con -2.1; Zacatecas  con -1.8; San Luis Potosí con  -1.6; Veracruz y Puebla con -1.5 cada uno.

En cambio, las entidades con los aumentos anuales más importantes fueron: Baja California Sur con 5.9 por ciento; Quintana Roo con 4.7; Chihuahua con 4.3; Guanajuato con 4.1; Jalisco con 3.4; Sonora con 2.5; Aguascalientes 2.3  y Tamaulipas con  2.2 por ciento.

En el caso de Puebla, la mayor caída en el periodo octubre-diciembre se reflejó en el grupo de actividades secundarias, integrado por construcción e industrias manufactureras, con -7.5 por ciento.

En cuanto a las actividades relacionadas con la agricultura, cría y explotación de animales, aprovechamiento forestal, pesca y caza, se  observó una  baja anual de -3.0 por ciento.

Sólo en las actividades de  servicios, comercio,  transportes, turismo , preparación de alimentos y bebidas, la entidad  reflejó un aumento de 2.0 por ciento.

La  contribución del estado  al crecimiento total real del ITAEE en el trimestre referido fue de 0.05 por ciento, sólo por encima de  Veracruz que registró -0.08 por ciento y Campeche con -0.13 por ciento.

De esta manera,  Puebla  reportó un decremento  de -0.1 por en su actividad económica  al cierre del año pasado, cifra que contrasta con el resultado en 2012, cuando registró un avance anual de 7.4 por ciento.

Ofrece la Capital 7 de las carreras mejor pagadas

En Puebla es posible estudiar al menos siete de las diez profesiones mejor pagadas en el país, como Finanzas, Banca y Servicios, Ingeniería en Vehículos de Motor, Medicina o Música y Artes Escénicas, según refiere un estudio elaborado por el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO).

Mientras un trabajador con nivel preparatoria percibe un salario promedio de 5 mil 126 pesos mensuales, un profesionista gana 9 mil 981 pesos en el mismo periodo, señala el estudio a través de la herramienta ComparaCarrera.org.

Sin embargo, existen carreras profesionales más rentables que otras. Una persona con estudios de Minería y Extracción, llega a ganar 24 mil 863 pesos mensuales, es decir, cuatro veces más que un licenciado en Bellas Artes que percibe 6 mil 114 pesos, que es la carrera con más baja percepción salarial.

Según el IMCO, las carreras mejor pagadas en el país son Minería y Extracción con un salario promedio de 24 mil 863 pesos mensuales y Finanzas, Banca y Seguros con 19 mil 725 pesos, cuya matrícula en Puebla supera los 500 estudiantes.

Una de las carreras con mayor demanda en la entidad es Medicina con un promedio salarial de 15 mil 614 pesos, y cuya oferta se registra en más de seis instituciones públicas y privadas.

En cambio, las carreras peor pagadas son: Criminología con 8 mil 412 pesos al mes; Formación Docente para Educación Física o Artística con 8 mil 318 pesos; Historia y Arqueología con 8 mil 71 pesos, además de Comunicación y Periodismo con un promedio de 7 mil 973 pesos mensuales.

Siete de cada diez trabajadores están en la informalidad

En el estado de Puebla, de cada diez personas que laboran, siete se encuentran en condiciones de informalidad, es decir, 1 millón 892 mil 575 personas ocupadas carecen de un contrato escrito, seguridad social o no perciben prestaciones.

Con base en los  indicadores estratégicos de informalidad laboral publicados por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), más de la mitad de los trabajadores  en  esta condición reportan una edad entre los 14 a 44 años, mientras que el 46.5 por ciento cuenta con instrucción secundaria o educación superior o media superior.

Según el organismo descentralizado, 576 mil 794  personas trabajan por cuenta propia, 944 mil 881 son subordinados y remunerados y 44 mil 861 son empleadores.

La estadística revela que al menos cinco de cada diez trabajadores en condiciones de informalidad, laboran en el sector terciario integrado por actividades de comercio, turismo, transporte, gobierno y servicios financieros, con más de 887 mil personas.

El  34.4 por ciento de los trabajadores informales en el estado, desempeña actividades relacionadas con la agricultura, ganadería, silvicultura, caza y pesca, mientras que 344 mil 111 personas laboran en empresas constructoras o de manufactura sin contratos que les garanticen prestaciones médicas o una mejor remuneración.  

Asimismo refiere que 936 mil 307 personas en la informalidad  reportaron un nivel de ingresos de entre uno a cinco salarios mínimos, en tanto 471 mil 22 se ubicaron por debajo de este rango y sólo 32 mil 7 rebasaron el nivel de cinco salarios.

En cuanto a la duración de la jornada laboral, 567 mil 780 trabajaron más de 48 horas semanales, lo que representó el 30 por ciento de la población ocupada en el sector informal; 590 mil 813 laboraron entre 35 a 48 horas; 534 mil 4 de 15 a 34 horas; mientras que el resto, 174 mil 649, trabajó menos de 15 horas a la semana y sumaron 24 mil 590 ausentes temporales con vínculo laboral.

Los indicadores basados  en el  último trimestre de 2013,  señalan  que la Población Ocupada en la entidad sumó 2 millones 582 mil 372 personas en ese periodo,  de las cuales el 73.2 por ciento  trabajó bajo modalidades en las que se elude el registro de un contrato laboral sin derecho a prestaciones.

Uno de cada diez internautas tiene entre 6 y 10 años

Uno de cada diez internautas en el país es un niño entre seis y once años. En el ciberespacio, los menores se dedican a ver videos o jugar y viven una infancia hiperrealizada, que se define por manejar internet, computadoras, 70 o más canales de televisión y videojuegos.

Actualmente, los niños, generación denominada nativos digitales, ya no busca protección, o consejo de los adultos y todas las dudas las intentan resolver en el ciberespacio.

Lo anterior lo reveló María Eugenia Castro García, directora del Departamento de Mercadotecnia y Comunicación del Tecnológico de Monterrey campus Puebla, quien destacó que los menores consideran que internet es el mejor medio para divertirse y el más utilizado para jugar con amigos.

“Por esta razón, la mayoría de los niños, denominados nativos digitales, ya no busca protección, o consejo de los adultos. Más que depender de los mayores, son capaces de guiarlos en un mundo de velocidad y caos informativo”, destacó.

Actualmente, no es extraño que los niños utilicen tabletas y smartphones en edades cada vez más tempranas, y que utilicen en menor medida los juguetes tradicionales.

La venta de juguetes digitales en México incrementó 50 por ciento. En 2007 la venta de juegos de video representaba 13 millones 822 mil de pesos, mientras que en 2012 alcanzó los 26 millones 726 mil de pesos, según la base de datos Euromonitor.

La nueva forma de juego en los niños, se puede observar en la participación del mercado de juguetes por parte de empresas de tecnologías de información como Microsoft y Sony, con un 14.3 y 10.6 por ciento cada una. En tanto compañías de juguetes tradicionales como Hasbro o Juguetes mi alegría, apenas alcanzan un 7.2 y 0.8 por ciento, respectivamente.

Castro García resaltó que los juguetes digitales al estar reemplazando a carros, muñecas, juegos de té, canicas, pelotas y casitas de madera.

Los padres de familia enfrentan el reto de la supervisión. Por esta razón, la experta en mercadotecnia resaltó la necesidad de adquirir aplicaciones que permitan saber los juegos que utilizan sus hijos y la frecuencia.