Forman 'patrulla escolar' para evitar violencia en escuelas

Ante la cantidad de alumnos en algunos planteles y la supervisión de los maestros es insuficiente, en Saltillo involucraron a estudiantes con liderazgo para que sean mediadores.
En Matamoros se busca erradicar las prácticas de bullying, cutting y sexting.
Los maestros no se dan abasto y por ello niños con buen comportamiento vigilan a otros. (Cuartoscuro)

Saltillo, Coahuila

Los casos más recurrente de acoso escolar o bullying en las escuelas del poniente de Saltillo tienen que ver con el robo de dinero y de comida de alumnos de mayor edad a los más pequeños.

Aunque también se han tenido situaciones de golpizas bajo cualquier pretexto, señaló la profesora María Guadalupe Reséndiz Rodríguez, quien da clases en la escuela primaria José Joaquín Fernández de Lizardi de la colonia Satélite Norte.

"La idea no es que haya niños superiores a otros, sino que los niños involucrados en este programa vigilen la conducta de otros".

"Es una situación difícil porque los niños no han podido llevar a cabo los reglamentos que se dan en las escuelas. A la hora del recreo siempre hay situaciones, cada día siempre hay uno o dos casos en toda la escuela, a veces los maestros no nos damos abasto en estar al pendiente a la hora del recreo", señaló.

El terreno y las instalaciones de la escuela están divididos y cada maestro de grupo tiene a su cargo un área para vigilar que no haya situaciones de acoso o abuso en contra de los alumnos, pero debido a la cantidad de alumnos la participación de los docentes no era suficiente y se formó una especie de patrulla escolar con niños con buen comportamiento y liderazgo.

"Cada maestro tiene un espacio para cuidar las conductas, pero a veces se nos salen de las manos ciertas situaciones, todos los maestros nos dividimos, tenemos nuestras áreas para cuidar a los niños, pero hay situaciones que se nos salen de las manos".

"Hay niños que no tienen confianza hacia nosotros y fue cuando se estableció el programa de niños mediadores. Ellos se reparten por parejas cuidando la escuela, las instalaciones, checan los rincones de la escuela, los patios para ver que hacen los demás y si ven alguna situación los confrontan, ven lo que está pasando, arreglan la situación y si no hay solución van con el maestro de grupo, hacen el reporte y el maestro toma cartas en el asunto", explicó.

Debido a la cantidad de alumnos la participación de los docentes no era suficiente y se formó el grupo con niños con buen comportamiento.

Los niños mediadores fueron escogidos luego de una evaluación, se les explicó el programa y fueron capacitados sobre los derechos de los niños y los casos de bullying ocurridos en las escuelas de Saltillo.

"La idea no es que haya niños superiores a otros, sino que los niños involucrados en este programa vigilen la conducta de otros, pero ellos deben poner el ejemplo. El programa ha funcionado porque los niños tienen más confianza entre ellos".

Son 35 niños mediadores en un universo de 350 alumnos y su participación pasó de casos de golpizas y batallas campales, al robo de dinero o de comida.

"Los casos más comunes tienen que ver cuando los niños más grandes se aprovechan de los más chicos; pasan corriendo, les arrebatan el lonche o les quitan el dinero que los niños traen para gastar, pero antes los grupos superiores, por ejemplo de sexto grado, formaban grupos para golpear a alguien y afortunadamente esto ya no pasa", anotó.