Maestra es acusada de propiciar bullying

En una pelea entre dos alumnas de la escuela "Antonia Solís Amaro" de Torreón, la maestra Isabel Salazar Ramírez paró una de las menores frente del grupo para llamarla gorda.
La SEDU no hizo caso y la mamá acudió a Recursos Humanos.
La SEDU no hizo caso y la mamá acudió a Recursos Humanos. (Milenio Digital)

Torreón, Coahuila

Desde hace casi tres meses comenzó el viacrucis para Angélica García Samaniego, madre de Marcela, de 11 años de edad, a quien su propia maestra de la primaria "Antonia Solís Amaro", de la colonia Residencial del Norte en Torreón, exhibió de tal forma que hoy debe recibir tratamiento psicológico en dos instancias para sobrellevar el acoso y burlas de que era objeto.

La madre levantó un acta ante la Secretaria de Educación Pública de Coahuila (SEDU) desde el 18 de marzo, sin embargo no ha obtenido respuesta satisfactoria, por lo que se dirigió al Ministerio Público y la Segunda Visitaduría de la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Coahuila (CDHEC).

Explicó que el hecho se suscitó la semana anterior al 18 de marzo, cuando en una pelea entre su hija y otra compañera de clases, la maestra Isabel Salazar Ramírez paró a la menor frente del grupo para llamarla gorda.

Aunado a esto, hasta el plantel acudió Araceli Jiménez, madre de la alumna con la que Marcela había peleado, quien llegó acompañada de seis policías municipales, cuatro de ellos ingresaron a la escuela con el permiso de los directivos para intimidar a la menor.

Esto quedó plasmado en la queja realizada ante la SEDU, en contra de la directora y la maestra. Pero ante la actitud pasiva de la dependenica y del poco empeño en corregir este caso de bullying, acudió a la Segunda Visitaduría, además de levantar una denuncia penal contra la directora de la escuela.