Pocas denuncias por bullying en Durango

La Fiscalía solo ha recibido 5 y en su mayoría se ha llegado a un arreglo entre las partes ya que no existe en la legislación local una sanción. Se da entre menores de 9 a 17 años.

Durango

En la Fiscalía General del Estado de Durango se han presentado solo cinco denuncias por acoso escolar o bullying, casos que de acuerdo con la titular Sonia de la Garza, en su mayoría se ha llegado a un arreglo entre las partes ya que no existe en la legislación local una sanción.

Comúnmente se da entre menores de edad que oscilan entre los 9 a los 17 años de edad y que cursan primaria o secundaria. A últimas fechas, los casos han ido en aumento sin embargo, solo se conocen a través de las redes sociales, sin que se presente la denuncia correspondiente.

"El bullying no existe como delito, por lo que se analiza el daño físico, el psicológico causado o las amenazas sufridas".

"Porque no existe una ley que castigue como delito el bullying, sino que en su lugar se podrían aplicar sanciones de acuerdo al tipo de agresión ya sea física, psicológica o de amenazas", explicó.

De esta manera, aún y cuando el acoso escolar llegue a ser de consecuencias graves, si el menor agresor tiene edad para ser imputado solo es ingresado al CERTMI donde enfrenta su proceso y un juez determinará su castigo.

Para la fiscal esta acción tampoco garantiza que haya un cambio, pues nada se gana con que el menor esté recluido.

“El que los ingresemos al Centro de Readaptación de Menores Infractores (CERTMI) no les abona tanto, al contrario si hay un acuerdo con los padres, si hay compromisos y la obligación de cambiar la conducta de los menores, así como supervisión psicológica probablemente se pueda avanzar más, que el hecho de que sean remitidos”, señaló.

Cuando no se llega a un arreglo entre la parte ofendida y la agresora, la obligación de la institución es proceder en contra de los menores siempre y cuando sean imputables para el CERTMI y si se trata de mayores de edad, entonces son recluidos en el Centro de Reinserción Social número 1.

Destacó finalmente que esta es la primera parte, ya que en un juicio se determina la sanción de pendiendo el tipo de delito que se configure.

"El bullying no existe como delito, por lo que se analiza el daño físico, el psicológico causado o las amenazas sufridas en las personas”, concluyó.