Ciberbullying cada vez más latente en páginas laguneras

Por ejemplo en Facebook está "Quemones Laguna", dedicada a publicar fotos de mujeres a quienes les destrozan la reputación. Los primeros días de marzo una joven de 16 se quitó la vida por esta causa.
Los papás deben revisar las redes sociales siempre y cuando sus hijos estén enterados.
Los papás deben revisar las redes sociales siempre y cuando sus hijos estén enterados. (Milenio Digital)

Torreón, Coahuila

Apenas con 13 años, Roberta padeció ciberbullying en una secundaria de Torreón, donde cursaba el segundo grado y la afectación fue tal, que su familia decidió que lo más conveniente era cambiarla de escuela ante la falta de atención de las autoridades educativas.

El daño emocional, el caso extremo en el tema es el suicidio de otra joven de 16 años durante los primeros días de marzo de 2014, por presuntamente padecer ataques a través de una página en Facebook.

La Alianza para la Seguridad en Internet (ASI), define al ciberbullying como el bullying que se lleva a cabo utilizando medios socio-digitales, como computadoras, celulares, asistentes personales (PDAs), iPods, iPads, consolas de videojuegos, etcétera.

Una joven de 16 años cometió suicidio por presuntos ataques en una página digital.

A través de servicios como el correo electrónico, mensajería instantánea, sitios de redes sociales, mensajes cortos (SMS) de celular, publicaciones digitales de texto (Blogs) o videos.

La organización a nivel nacional tiene como objetivo, proporcionar orientación social para ayudar a los niños, niñas y adolescentes de México previniendo la pornografía, la explotación sexual y comercial infantil, manteniéndolos alejados de posibles peligros en ese ámbito por el uso de las tecnologías de comunicación e información, como son el Internet y los celulares.

Se apoya en la defensa de sus derechos a no ser lastimados física o emocionalmente, a su derecho a ser protegidos contra el abuso y explotación a través de sesiones educativas. Se puede consultar a través de la página www.asi-mexico.org y cuenta con una línea de ayuda para jóvenes.

En páginas locales de la Comarca Lagunera se encuentran varios sitios uno de ellos “Quemones Laguna”, cuya dinámica es la de colocar fotografías principalmente de mujeres de la localidad, a quien le destrozan la reputación solo con el sustento del dicho de otra persona quien previamente lo envió al administrador vía “inbox”.

Desde la perspectiva del Psiquiatra en la Comarca Lagunera, Fernando Sánchez Nájera asegura que el pasado del ciberbullying es el acoso escolar y siempre ha existido.

“Lo que se tiene que hacer es que la familia, padres, tutores o figuras importantes del menor vigilen que exista un manejo responsable de los teléfonos celulares, de las páginas que visitan para que se den cuenta de sus movimientos dentro de la red, verificar que no tengan acceso a páginas pornográficas o que no sean víctimas del acoso de los compañeros”, señala.

Lo deseable es que los padres tengan la confianza y la comunicación para hablar de situaciones que le afecten en el momento a su hijo es también válido.

Que los padres revisen los celulares de los menores pero el punto es que lo hagan de una manera en la que el menor no se sienta agredido o invadido.

Roberta ahora tiene 15 años, pero comparte que fue víctima de ciberbullying cuando cursaba el segundo grado de secundaria en una escuela pública luego de que le hiciera una confesión a sus amigas: el nombre del compañero que le gustaba.

Sin ella saber, le crearon al adolescente compañero de escuela que le gustaba una cuenta falsa con una foto que tomaron de su Facebook verdadero, luego comenzaron a enviarle mensajes, luego a ella le crearon una cuenta y desde la misma comenzaron a lanzarle insultos a sus compañeros de clase.

“Fue una tía la que se dio cuenta pues en realidad no soy muy adicta a las redes sociales. Ya que nos dimos cuenta lo que ocurría y que dí con las responsables, dos supuestas amigas ellas negaron todo sin embargo, ya las cosas habían llegado demasiado lejos pues todos en mi salón pensaban que yo los insultaba a través de las redes sociales”.

Cuenta que hablaron con la psicóloga de la escuela por que la directora nunca hizo frente al problema y la especialista le dijo a ella y a su mamá que o denunciaban el hecho o se quedaba todo ahí.

Sin embargo, la situación para la menor de 13 años fue insoportable por lo que la madre decidió cambiarla de centro educativo en pleno ciclo escolar y debió tomar terapia durante su paso por la escuela secundaria.

El especialista comenta que algunos padres de familia desconocen cómo se navega en Internet, pero es algo que deben comenzar a aprender pues ello podría representar una barrera entre padre e hijo.