Informales se benefician de ofertas de establecidos

El sector de la calle, aquel que está fuera de alguna cámara de comercio o regulado, ve con buenos ojos el llamado Buen Fin al reconocer que tienen ganancias superiores al 100%.
Algunos comercios ya han iniciado los anuncios de sus ofertas para el Buen Fin.
Algunos comercios ya han iniciado los anuncios de sus ofertas para el Buen Fin. (Yazmín Sánchez)

Tampico

La otra cara del Buen Fin, la de los prestadores de servicios y comerciantes informales de Tampico, afirman que duplicarán o triplicarán sus ingresos durante el programa federal que se realizará del 14 al 17 de noviembre, por la gran afluencia de personas que se espera que arriben al primer cuadro de la ciudad.

Desde que se inició con este programa de apoyo en el municipio, los vendedores ambulantes, prestadores de servicios y hasta pepenadores, han recibido un incremento en la entrada de recursos económicos, al abarrotarse prácticamente las calles y zonas peatonales del centro.

A pesar de que el "Buen Fin" va dirigido al comercio formal y organizado, como estrategia de promoción para atraer la llegada de clientela, los grandes tumultos de gente que invaden la vía pública generan una mejora en los ingresos para los pequeños negocios, los que no pagan impuestos.

Entre los beneficiados se encuentran las personas que venden en las vialidades dulces, gelatinas, globos, manualidades, artesanías, objetos varios conforme a la época, empanadas, semillas, así como a los prestadores de servicios como aseadores de calzado, lava coches, la marimba, entre otros.

María Eugenia Borges Téllez, quien se dedica a la venta de granos de maíz, arroz, sorgo y cacahuates desde hace 45 años, expresó que durante estos días compra el doble de producto para cubrir la demanda de la población, puesto que luego de que los padres de familia hacen sus compras, llevan a los niños a las plazas principales para alimentar a las palomas y ardillas.

La también conocida como "Marimar", dijo que venden el doble de porciones del producto antes mencionado, luego de que se convirtió en una tradición local el alimentar a los animales que habitan en el primer cuadro de la ciudad, acciones que se incrementan durante los días del "Buen Fin".

"También les damos su Buen Fin, por ejemplo cuando un niño me compra una bolsita de maíz, yo les doy otra para que se diviertan más, porque para eso lo quieren, o sino también aplico dos por uno dependiendo como esté el movimiento de la gente".

En la venta de empanadas de cajeta, queso y piña, que se han ubicado en diferentes puntos de la zona centro, también están a la espera de un repunte en sus ventas, tal y como ocurrió el año pasado que triplicaron sus ingresos.

Las vendedoras de este producto, Julia Mercado Gómez y Juana Petra Ramírez de León, coincidieron al argumentar que con el bajo costo que establecen las personas compran en grandes cantidades, ya sea como una forma práctica y económica para evitar estar en ayunas o simplemente para que los niños las consuman.

Los aseadores de calzado que se ubican en la Plaza de Armas y Libertad, reportan que durante el tiempo que prevalecen las promociones del comercio organizado que se inscriben al programa, se genera más trabajo y esto es de gran beneficio para poder cubrir los gastos del hogar o algunas deudas.

Por su parte los integrantes de la marimba que se establecen en dos zonas peatonales del centro, expresaron que reciben el doble de las aportaciones voluntarias que la ciudadanía les da por escuchar sus melodías.

Todos ellos, puntualizaron que además del "Buen Fin", la temporada de mayor afluencia es la decembrina, específicamente a partir de la primera quincena del próximo mes, que es cuando la mayor parte de los trabajadores comienzan a recibir sus aguinaldos.

El comercio informal tiene la confianza que por lo menos durante este último mes del año les vaya bien, ya que durante el resto del año pasaron momentos difíciles.