Aguas negras inundan colonias de la ciudad

Familias que habitan la parte baja de Lerdo, son las más afectadas. En la presidencia municipal, alrededor de 9 mujeres, volvieron a hablar con el director de Sapal, Jesús Mario Castrillón.
En la parte baja de Ciudad Lerdo, muchas familias se ven afectadas por el brote de aguas negras.
En la parte baja de Ciudad Lerdo, muchas familias se ven afectadas por el brote de aguas negras. (Aldo Cháirez Villegas)

Lerdo, Durango

Las colonias Genaro Vázquez, Francisco Villa, Juan Lira, César G. Meraz, así como el centro de Ciudad Lerdo, son sectores afectados por aguas negras que brotan de las alcantarillas, reflejo de un sistema hidrológico obsoleto e ineficiente ante el crecimiento poblacional.

Durante un recorrido por el primer cuadro de la ciudad, se observan encharcamientos en esquinas, complicando el paso a peatones y ciclistas, además de daños en el pavimento.

Los 22.5 milímetros de lluvia que se registraron hasta las primeras horas del jueves, el Observatorio Meteorológico de Torreón del Organismo de Cuenca, Cuencas Centrales del Norte (OCCCN) de la Comisión Nacional del Agua (Conagua) también pusieron de manifiesto la ineficiencia de la red, debido a la falta de un sistema pluvial adecuado.

Los más afectados, habitan en la parte baja de Lerdo, familias que deben hacer frente a los encharcamientos e inundaciones que se hacen de aguas negras, soportando el olor, así como el peligro de contraer una infección, al estar expuestos al contacto directo con el líquido de tono verdoso.

La preocupación principal son los pequeños y las personas de la tercera edad, los extremos de la vida que son más vulnerables a contraer una enfermedad por el agua que brota del drenaje.

Vecinas de la colonia Genaro Vázquez, acudieron a la presidencia municipal de Lerdo, con la finalidad de hablar con el director del Sistema de Agua Potable y Alcantarillado (Sapal) Jesús Mario Castrillón Jiménez, para exigir la presencia de personal que pudiera extraer el agua y despejar las vialidades hasta ayer en la mañana, inundadas de aguas negras, al grado de impedir el paso.

El problema no radica en el agua pluvial del pasado jueves, ya que desde hace tres meses viven en estas condiciones y ante la falta de una respuesta de las autoridades, han tomado decisiones para resolver su problemática.

El secuestro de un camión "vactor" perteneciente al Sapal hace más de 2 meses, como producto de la desesperación de las familias ante el caso omiso de las autoridades municipales, hecho que culminó con la presencia de elementos del ejército.

Este sirvió para succionar el agua y despejar las calles, sin embargo, no fue la solución definitiva y las aguas negras volvieron a acumularse.

Manuela Muñoz, habitante de la colonia Genaro Vázquez, mencionó que son tres calles inundadas, "parece alberca" debido a que el cárcamo que instalaron, presenta problemas en una bomba y dejó de succionar.

Esto ha ocasionado que en viviendas del sector habitacional se haya clausurado el baño.

"No podemos ir al baño, ni bañarnos, aprovechamos cuando venimos a la presidencia o al centro para ir al baño".

Para pasar, las madres de familia deben quitarse los zapatos, y si traen a sus hijos, cargarlos, para evitar que tengan contacto con el líquido "la gente está optando por hacer fosas", externó.

En la presidencia municipal, alrededor de 9 mujeres, volvieron a hablar con el director de SAPAL, que en ese momento acudió para estar en una reunión con el alcalde Luis de Villa y abordar el tema del problema financiero que enfrenta el sistema operador, a quien le exigieron soluciones, de lo contrario tomarán otras medidas.