Entre charcos de aguas negras viven en Brisas del Sur

Los vecinos tienen que aguantar los fétidos olores y además padecer enfermedades gastrointestinales, debido a que los servicios municipales han desatendido este problema desde hace cuatro meses.
"La niña de mi hija siempre anda suelta del estómago, aquí siempre hay mucho mosco y huele bien feo"
"La niña de mi hija siempre anda suelta del estómago, aquí siempre hay mucho mosco y huele bien feo" (Lilia Ovalle)

Lerdo, Durango

Desde hace cuatro meses, colonos de las Brisas del Sur deben soportar la presencia de agua tratada que emerge de las alcantarillas y corre por las calles sin pavimento.

Al llegar a la calle Eucalipto, la señora María Modesta Saavedra Hernández, quien ahí tiene su domicilio y negocio, precisó que desde hace al menos cuatro meses han visto brotar el agua tratada de la alcantarilla.

Y aunque dijo que el domingo por la mañana se presentó una cuadrilla de trabajadores del Sistema de Agua Potable y Alcantarillado de Lerdo (SAPAL), dijo que les dijeron que ellos no podían arreglar el desperfecto porque la falla la deben reparar los trabajadores de la termoeléctrica, ubicada en Ciudad Juárez.

Aunque las alcantarillas por donde chorrea el agua tienen grabado el nombre de SAPAL, de esta manera la señora, acompañada por su familia, dijo que los trabajadores se deslindaron de las reparaciones, sin considerar que durante cuatro meses los habitantes han debido soportar malos olores, la proliferación de mosquitos y sobre todo, el que los niños se enfermen.


"La niña de mi hija siempre anda suelta del estómago, aquí siempre hay mucho mosco y huele bien feo. Aquí tengo como 22 años viviendo y hemos soportado todo; al principio el no tener luz, luego aquí jamás han puesto pavimento, pero tener el agua cochina corriendo en la calle es el colmo. Incluso si se fija en la mera entrada de la calle tenemos un hoyote y en la noche han caído carros ahí".

La señora María Modesta explicó que fueron trabajadores del SAPAL quienes perforaron con la intención de levantar unas válvulas de agua potable. Sin embargo dejaron inconclusa la obra, dejando el hoyo sin cerrar en la avenida Del Canal.

Por su parte su nuera, Lucero Reyes, indicó que frente a la casa han dicho que debido a que no se atiende un lote baldío, los vecinos han visto una serpiente, lo cual pone en riesgo a la población.

Al avanzar por la colonia se expone el abandono en el que han vivido los habitantes de las Brisas del Sur, por doquier existen calles sin pavimentar, baches sin reparar y alcantarillas de las cuales brotan aguas grises.

Al caminar por la avenida de las Rosas, el señor José Guadalupe Álvarez Domínguez, refirió que "hace poco" les pusieron dos luminarias en la calle y que desde los cinco años que tiene viviendo en el sector, jamás han puesto el pavimento frente a su casa.


"Hay varias calles que han pavimentado pero aquí no. Anduvieron midiendo hace poco pero también hace dos años midieron y no hicieron nada. Aquí sí hay agua, luminarias también pero aquí hay cien metros por donde no hay tubería de agua ni de drenaje, por eso no hacen nada".

Acompañado por su esposa, José Guadalupe dijo que él debió hacer modificaciones a su casa: "Necesita uno ingeniárselas porque el gobierno nomás no. No queremos que el gobierno haga todo pero que esto fuera tripartidario (sic): gobierno municipal, colono y gobierno del Estado, pero que se hiciera la cosa".

Este señor dijo que tiene al corriente sus pagos de agua, luz y predial, por ello le resulta indignante que "uno trate de hacer las cosas legales, y de allá para acá pues no".

Al salir y tomar la calle Pingüicos, se vuelve a la panorámica que mejor retrata al sector: la de la alcantarilla desbordada, la ausencia de pavimento y los baches, signo inequívoco de abandono.