Pugilista de oro

El lagunero de 15 años, Alejandro González está en la mira de la Conade para que represente a México en el Campeonato Mundial de Boxeo categoría Cadetes a realizarse en Japón.

Torreón, Coahuila

Su temple y dedicación al deporte de las orejas de coliflor y narices chatas desde los 8 años de edad, le han valido ser por hoy una promesa del boxeo lagunero.

Ahora con 15 años, Alejandro González, mejor conocido como "El Rusito", suma dos medallas de oro representando a Coahuila en las Olimpiadas Nacionales de 2013 y 2014.

Por ello la CONADE, ya le tiene puesta la mira para poder concentrarlo y llevarlo a representar al país en el Campeonato Mundial de Boxeo categoría Cadetes a realizarse en Japón.

“Mi sueño es llegar a ser campeón del mundo, pero el plan que tengo inmediato es prepararme para conseguir una medalla de oro el próximo año”, declaró.

La medalla de oro que recién conquistó fue en la categoría Cadetes, en la pasada Olimpiada Nacional 2014 que se desarrolló en la disciplina de boxeo, en la ciudad de Puebla.

Ahí González Barrientos no tuvo rival, en el primer round despechó por nocaut a su rival representante del Estado de México. En el segundo combate ganó por decisión unánime al peleador de Hidalgo.

En la tercera pelea ganó al minuto y 3 segundos del primer asalto al boxeador de Quintana Roo y en la gran final, ganó por decisión unánime al representante de Chiapas.

A sus 8 años de edad, Alejandro inició a boxear en las calles de la colonia Nueva Rosita. Cuenta que en un árbol colgaban un costal y otro amigo de mayor edad, era quien lo manopleaba. Sus contrincantes eran vecinos del sector.

Su abuelo, de oficio taxista, Rigoberto Javier Pulido, con quien Alejandro vive desde los 4 años, fue quien le vio grandes cualidades y decidió llevarlo a un gimnasio de boxeo.

Como primera escala Alejandro entrenó con Daniel “Chato” Noriega, después por decisión propia, emigró al Gym de Jorge “Mapimí” Rodríguez, con quien está desde los 10 años de edad.

Ahí pulió sus cualidades, esas que mostró desde pequeño en el barrio. Ganó 2 regionales antes de competir en la Olimpiada Nacional, donde en 2013 se llevó el metal dorado en la categoría infantil, este 2014 hizo lo propio pero ahora en una superior, en la cadetes.

“Me siento muy contento, esto se logró con esfuerzo y sacrificio en el gimnasio constantemente, aún no quiero bricar al profesionalismo, pienso que me falta otro año más de proceso en el amateur, ir a una olimpiada más y después ver que pasa”, comentó.

La medalla de oro conseguida este 2014, tiene especial dedicación a su abuelo Rigoberto. “Se lo dedico primero que nada a mi abuelo que siempre me está apoyando en todo, es que le ha tenido fe en mí, ha creído en mis capacidades y me da su tiempo y consejos. A mis compañeros de gimnasio, son mis amigos y me apoyan en todo, a todos los el Gym Mapimí”.

Ahora ya tiene especiales planes a corto plazo. Representar a México en el exterior, su meta.

“Fueron cuatro peleas, gané dos por nocaut y dos por decisión unánime. Ahora se habla de que me pueden llevar a un Mundial a Japón, representando ya a México y pues ese sería un gran salto en mi carrera y muy orgulloso de poder hacerlo por México”, aseveró.

Su sueño, ser campeón del mundo, pero a pesar de su juventud, sabe que esto es ir paso a paso.