Vecinos de 35 colonias denuncian tala de bosque El Nixticuil

La Profepa deberá investigar anomalía, pero incluso su propio inspector es mencionado como encubridor de hechos a favor de una inmobiliaria.

Guadalajara

Vecinos cuyos asentamientos colindan con el bosque El Nixticuil, de Zapopan, y otros ciudadanos de la urbe, interpusieron una denuncia popular ante la delegación Jalisco de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) por la tala de más de 120 árboles centenarios realizada desde el 12 de febrero pasado por la empresa constructora Spinelli Corporation, apenas a unos metros del área natural protegida, para edificar el fraccionamiento Bosque Encantado.

La abogada Ana Cabral, explicó en conferencia de prensa que se emprendieron diversas acciones legales, como la denuncia ante la procuraduría por delitos ambientales propiciados por un permiso que otorgó el Ayuntamiento de Zapopan; también denunciaron al inspector Martín Francisco Rivera Núñez, de la propia procuraduría, “quien en visita realizada al predio por solicitud de la inmobiliaria, solo verificó si contaban con el permiso de cambio de uso de suelo pero omitió hacer un dictamen técnico del arbolado existente que permitiera dictaminar si el predio tenía o no vocación forestal antes de que se efectuara la tala”.

Con la firma de 178 personas indignadas de alrededor de 35 barrios de la ciudad, “se ha presentado esta denuncia para presionar a esta autoridad federal para investigue y emita las sanciones correspondientes, así como para que dé parte a la PGR por los delitos ambientales que conlleva la tala realizada”, explicó la abogada.

Tras un mes de los hechos, “ninguna de las autoridades aludidas ha acudido al predio a realizar una inspección formal, ni cuenta con argumentos técnicos suficientes para motivar y fundamentar su manera de actuar. Han sido los propios vecinos quienes han generado argumentos fundamentados técnicamente”.

En este caso, el ingeniero ambiental Eric Alvarado, realizó  un dictamen de uso de suelo para el predio, y explicó que de acuerdo a imágenes satelitales “la masa forestal del lugar antes de la tala era del 29 por ciento, contradiciendo los datos que Spinelli ofreció a la Semarnat para librarse del trámite para el cambio de uso de suelo, y que la Profepa no corroboró en su visita de inspección”.  El predio debe ser considerado según la Ley General de Desarrollo Forestal Sustentable como un terreno preferentemente forestal, subrayó.

"Con la intención de que el gobierno de Zapopan vea que el interés por defender y conservar El Nixticuil es generalizado, actualmente se continúa recolectando firmas de ciudadanos que quieren solidarizarse en la defensa del bosque, las cuales serán entregadas al gobierno municipal de Zapopan para exigir a Héctor Robles Peiro que adquiera el predio que ha sido talado por Spinelli Corporation, con el objetivo de restaurarlo y detener esta embestida inmobiliaria contra el bosque. Para continuar haciendo presión social y política, se impulsará esta misma exigencia a través de la firma electrónica de una petición a través de la plataforma", añadió la abogada.

La constructora Spinelli Corporation, empresa titular del predio en que se pretende desarrollar el fraccionamiento “Bosque Encantado” realizó la tala de más de 100 árboles del bosque El Nixticuil en un periodo de 3 días, del 12 al 14 de febrero del 2015, con el aval de la Dirección de Parques y Jardines del Ayuntamiento de Zapopan, a través de la emisión de un permiso para servicio forestal, para el derribo de “13 árboles secos y 112 árboles de diversas especies y alturas”.  Sin embargo, el permiso pasa por alto que en razón de la cantidad de árboles existentes y el tipo de especies el predio tiene la calidad de terreno forestal, de acuerdo al artículo 7, fracción V de  la Ley General de Desarrollo Forestal Sustentable.

El delegado en Jalisco de la Semarnat, Sergio Hernández González, "emitió un oficio el 15 de diciembre de 2014 en el que de acuerdo a un estudio presentado por la propia constructora Spinelli, determina que no se trata de un terreno forestal, a pesar de que en ningún momento tuvo presencia en el sitio, argumentando que esa tarea corresponde a la Procuraduría Federal de Protección y Medio Ambiente".