“Borrachos cantando” roban tranquilidad familiar en Tlajomulco

Un bar habilitado en el patio de una casa se ha convertido en la molestia de la colonia en Santa Cruz de las Flores.

Guadalajara

Venta de alcohol a altas horas de la madrugada, ruido constante y algunas amenazas al estilo del crimen organizado son las quejas que tienen vecinos de Santa Cruz de las Flores sobre la operación del bar denominado “Canta Borracho Canta”, ubicado en la calle Ramón Corona de esta localidad.

El negocio que opera los días viernes, sábado y domingo “ha acabado con la tranquilidad de las familias” que viven a los alrededores, así lo explicó un grupo de vecinos a través de un documento que giraron a diversas dependencias municipales el pasado nueve de mayo, y que permanece sin generar respuesta alguna por parte de la oficialía mayor de Padrón y Licencias, Dirección de Inspección y Vigilancia o la sala de regidores, áreas que firman el documento como “recibido”.

El bar fue habilitado en el patio una casa habitación y es cubierto con una tela negra, el lugar  colinda con al menos otras tres viviendas cuyos moradores se dicen afectados de manera directa debido no solo al ruido proveniente del lugar, sino a una serie de situaciones que dicen poner en riesgo la seguridad pública.

Antes de la queja interpuesta en el mes de mayo, los vecinos denunciaron en enero de 2014 a la Oficialía Mayor de Padrón y Licencias  un par de hechos violentos, el primero de ellos una riña ocurrida el 14 de diciembre de 2013, mientras que para el día 21 del mismo mes, los vecinos aseguran haber escuchado detonaciones de arma de fuego.

En respuesta, la Dirección de Licencias, a cargo de Paola Abundis, informó por escrito que se aplicaría al comercio un bloqueo en el sistema informático de la dependencia con el fin de no emitir refrendo de licencia, sin embargo si esta acción ocurrió o no, nada cambió en la calle Ramón Corona salvo una cosa, los propietarios del bar se enteraron de la denuncia de vecinos.

Fue entonces cuando familiares de algunos vecinos dicen haber recibido llamadas a su teléfono celular de una persona que se hacía llamar “comandante” y amenazó con “darles un levantón”, pues aseguró que ya sabían que habían denunciado lo de las detonaciones de arma de fuego en el lugar.

Por temor a sufrir alguna represalia los vecinos cesaron con las quejas, sin embargo actualmente dicen ya no aguantar la situación ante la alteración al orden público, la venta de alcohol a altas horas de la noche y el consumo de bebidas embriagantes por parte de menores de edad según lo acusan.

De alguna manera el ayuntamiento contraviniendo sus propias normas, encontró adecuado extender una licencia de operación a un bar dentro de una casa habitación, en un punto que no dista más de 100 metros de un centro religioso y que afecta a familias que nunca fueron tomadas en cuenta para la expedición de dicho permiso como lo marca el reglamento.

Además de las dependencias mencionadas la queja vecinal se extendió al presidente municipal a través de su cuenta oficial de la red social Facebook en espera de que fuera un tema a tratar en la transmisión de Tu Gobierno en Linea sin embargo esta queja con fecha del 20 de junio tampoco ha generado respuesta por parte del alcalde o el equipo que maneja sus redes sociales en internet.

Los vecinos piden al gobierno que se atienda el tema y se apliquen los reglamentos, que explique la emisión de la licencia la cual según les informó la servidora público Carina González, fue expedida “De buena fe” por lo que cuestionan posible confabulación de funcionarios para la operación irregular del bar.