Bloquean obras del municipio en la Capital

Comerciantes de calles del centro en Guanajuato interrumpieron los trabajos de construcción, argumentando que es poca la seguridad en la zona.
Afirman que las ventas bajan 30% debido a las obras.
Afirman que las ventas bajan 30% debido a las obras. (Carlos Olvera)

Guanajuato, Gto.

Comerciantes de la calle Sangre de Cristo, ubicada en el Centro Histórico de la capital, salieron a interrumpir los trabajos que realizan obreros, porque se quejan de la poca seguridad para transitar por la zona y que las autoridades no les han informado cómo van los trabajos.

También reprocharon al gobierno capitalino las bajas ventas que hay en el lugar desde que comenzaron los trabajos la primera quincena de noviembre, con la promesa de que no habría mucho problema para que sus clientes siguieran acudiendo a sus negocios.

Una de las comerciantes, Diana Gutiérrez, aseveró que en su negocio las ventas han bajado hasta en un 30 por ciento, porque "hay días en los que no vendemos verdaderamente nada, y tenemos que pagar empleadas, luz y renta". Además acusó que los arrendadores de los locales "les vale" la situación y no reciben ninguna consideración de ellos.

Cabe señalar que la molestia de los capitalinos ha ido aumentando porque tanto en esa calle como en la plaza de Músico, además de estar impedido el tránsito vehicular, el propio paso de los peatones se ha ido reduciendo y complicando con el paso de los días.

La comerciante exigió la presencia de algún integrante del ayuntamiento capitalino para que les informe cual es la situación real de la obra, porque aunque todavía no concluyen los 5 meses que se anunció el gobierno para el termino de los trabajos, ya se especula que tardarán más tiempo, al menos en la calle sangre de Cristo, porque encontraron la peña del cerro al tratar de meter las redes de drenaje y cableado oculto.

El alcalde Luis Gutiérrez Márquez, en entrevista por separado, reconoció que no tenían contemplado encontrar ese banco de roca que ha obligado a los constructores a invertir más tiempo en la demolición.

Asimismo admitió que las molestias de los vecinos y comerciantes, podrían incrementarse una vez que empiecen con la demolición de las banquetas, porque a la fecha se han concentrado en el arroyo vehicular.