Enfermedades respiratorias, primera causa de muerte en bebés prematuros

Los bebés que nacen antes de completar las 37 semanas de gestación y por la falta de maduración de sus órganos, son más susceptibles a padecer patologías que de parecer normales pueden tornarse ...

Guadalajara

En esta temporada invernal, el Virus Sincicial Respiratorio (VSR) es una de las principales afecciones respiratorias entre los prematuros y de no atenderse oportunamente, puede causar severas complicaciones e incluso la muerte, afirmó Carlos Humberto Castellanos, infectólogo pediatra del Hospital Civil de Guadalajara. 

En el marco del Día Mundial del Prematuro que se conmemora el próximo 17 de noviembre, el especialista subrayó que los “bebés prematuros son aquellos que nacen antes de completar las 37 semanas de gestación” y por la falta de maduración de sus órganos, son más susceptibles a padecer patologías que de parecer normales pueden tornarse graves. 

Explicó que el VSR es un virus altamente contagioso que ocasiona síntomas similares a los de un resfriado común, como fiebre, goteo nasal y tos; sin embargo en los pequeños puede provocar bronquitis o neumonía.

“Infecta a los niños desde muy corta edad y no desarrolla inmunidad, entonces no se ha podido desarrollar adecuadamente una vacuna, es la primera causa de hospitalización en menores de un año en nuestro país y no hay vacuna solamente la prevención”, precisó. 

En México este padecimiento se convierte en una de las principales causas de hospitalización pediátrica y registra una mortalidad neonata de entre 26 y 28 por ciento.

En tanto, Ilein Bolaños, directora general de la asociación civil Con Amor Vencerás, hizo un llamado a los padres de familia de bebés prematuros a tomar medidas que eviten la propagación de este virus, como lavarse las manos previamente al contacto con el pequeño, mantener el ambiente libre de humo de cigarro, evitar el contacto del bebé con otros niños, cuidarlo de los cambios bruscos de temperatura, evitar visitas y zonas concurridas, y sobre todo, seguir al pie de la letra las indicaciones del médico.