Critican vecinos descuido en Barrio Antiguo

Pese a que se había proyectado como una zona cultural, el alto volumen de la música en los antros y los autos que no respetan los espacios peatonales continúan siendo la queja de quienes ahí habitan.

Monterrey

El Barrio Antiguo, en su nueva faceta cultural, termina teniendo los mismos vicios de antes. Alto volumen en la música de los antros, franeleros que acaparan el estacionamiento y la vía Morelos que no termina por funcionar, son algunas de las quejas de los vecinos.

En los recientes fines de semana vecinos de los sectores cercanos al barrio Nejayote, de la calle Naranjo, Padre Mier y Morelos, han denunciado que no se respeta el horario ni el nivel de la música en los antros.

Además, indican que los fines de semana el andador diseñado para personas con discapacidad visual, de la calle Morelos, no está siendo respetado al estacionarse automóviles sobre esta adecuación.

Gerardo Ramírez, propietario de un establecimiento y vecino del sector, indicó que ya se ha puesto en comunicación con autoridades del municipio de Monterrey denunciando las anomalías, sin tener respuesta.

Mencionó que por la noche del viernes, la música de los antros era audible al interior de su propiedad, ubicada sobre la calle Naranjo.

"El ruido estridente llega hasta al interior de nuestros hogares, no nos había tocado que se escuchara con tanta fuerza desde años. Incluso hay algunos negocios que cierran hasta entrado el día siguiente", criticó.

En el último periodo de la administración municipal se habló de generar un proyecto de rescate al Barrio Antiguo desde un punto de vista cultural, iniciativa donde se involucró al Gobierno del Estado.

No obstante, el panorama nocturno se mantiene con antros y bares así como el congestionamiento vial en calles como Padre Mier y Naranjo. Además se criticó que el gobierno estatal no ha adecuado por completo la zona donde se construyó la línea tres del metro.

En un recorrido realizado por MILENIO Monterrey, este sábado, fue posible observar automóviles estacionados en zonas indebidas en la calle semi peatonal Morelos, así como algunos bolardos derribados, que son la delimitación entre la banqueta y la calle.