Bajan homicidios vinculados al crimen organizado en México

No ha cambiado la estrategia para enfrentar el narcotráfico, señala estudio de la Universidad de San Diego 

San Diego

El número de homicidios vinculados al narcotráfico y crimen organizado en México, disminuyó en un 15 por ciento durante 2013, a la par que se registró un incremento en delitos como secuestro y extorsión, señala un estudio de la Universidad de San Diego (USD).

La investigación “Violencia del Narcotráfico” del Proyecto Justicia en México (JMP), indica que el año pasado se reportaron 18 mil 146 asesinatos, en comparación con 21 mil 700 en 2012, según datos preliminares del Sistema Nacional de Seguridad Pública.

Mientras que los estados del norte mostraron una baja en su incidencia delictiva, la excepción fue Baja California con un incremento de homicidios del 31 por ciento, especialmente en la ciudad de Tijuana.

El investigador y coordinador de JMP, Octavio Rodríguez, señaló que pese a dichos números no hay indicios de que podría presenciarse una ola de violencia como la que aquejó a la ciudad fronteriza durante 2007 y 2008.

"A diferencia de esa época, ahora se atribuye más a violencia de menor escala, es decir, grupos más pequeños dentro de las zonas marginales de la ciudad de Tijuana. Sin ser una violencia a gran escala como se vio en años pasados", explicó.

A nivel federal, indicó que pese a que el discurso oficial se ha centrado en la prevención del delito, la estrategia para enfrentar a organizaciones delictivas no ha cambiado de manera sustancial en este sexenio. 

El coautor del reporte dio como ejemplo la captura de líderes de estructuras criminales, aunque contrario a otros años, sus detenciones no han derivado en un repunte de violencia.  

"Curiosamente, algunos de estos grandes arrestos no han generado mayor violencia como había ocurrido en el pasado. Si bien es cierto que no hemos visto un cambio en la estrategia, las dinámicas están cambiando en relación a las consecuencias de ciertos arrestos o de los asesinatos de los líderes de las organizaciones", resaltó.

Pese a la baja en los índices de homicidios, el secuestro y extorsión continúan siendo un problema latente en México.

La investigación adjudica el hecho a que se han desmantelado bandas importantes del crimen organizado, lo que ha orillado a organizaciones a optar por otras maneras de hacerse de dinero.

"O hay más incidencia delictiva en estos rubros o hay más confianza de la ciudadanía en reportar estos delitos, eso todavía no lo podemos determinar, pero sí es cierto que hay evidencias de un incremento en la incidencia de estos dos delitos, entre muchos otros", sostuvo. 

El reporte señala que la violencia no sigue un patrón geográfico determinado y que va desplazándose en diferentes estados de México, como en 2013 donde la mayor concentración se vio en la zona Pacífico Sur.