Con alta velocidad los daños se duplican

Según Maryela Beltrán, paramédico de la Cruz Roja de Torreón, la inercia de los impactos en un accidente vial hace que los daños se multipliquen, por eso invitó a pensar en los terceros.
Los paramédicos tienen que actuar profesionales ante situaciones críticas.
Los paramédicos tienen que actuar profesionales ante situaciones críticas. (Cecilia Rojas)

Torreón, Coahuila

Maryela Beltrán tiene nueve años de experiencia trabajando como Técnico en Urgencias Médicas en Cruz Roja de Torreón. A lo largo de este tiempo, ha sido testigo de horribles accidentes y sabe perfectamente las condiciones en las que queda una persona en un accidente vehicular. 

Refiera Maryela que si alguien circula a 80 kilómetros por hora, y choca con alguna estructura sólida, la inercia hace que el impacto que recibe el vehículo y la persona, se duplique, es decir, que el golpe es a 160 kilómetros por hora. 

"A 80 kilómetros por hora, si alguien atropella a otra persona, lo más seguro es que la mate"

"A veces las labores de rescate se pueden tardar hasta 30 minutos, porque la estructura del vehículo está completamente colapsada. No podemos hacer nada mientras", dice. 

Explica que como paramédico no se puede dar el privilegio de sentirse agobiada por la situación, porque tiene que actuar como como profesional y atender a los pacientes, pero al llegar a su casa, le pone a pensar el hecho de que tal vez el paciente que llevó vivo a un hospital, murió.

También cuando son muchos lesionados, el paramédico tiene que evaluar cuál de todos es el que tiene mayores probabilidades de sobrevivir y atenderlo primero.

Maryela ha ido a accidentes en los que la gente al impactarse aún y cuando vaya despacio, pierde la vida.  Otros donde la gente tiene mucha suerte, y aún cuando el vehículo se destroza, sobreviven con lesiones mínimas.

Al decidir manejar tomados, tal vez están cavando su propia tumba, dijo

En la mayoría de los accidentes viales a los que ha brindado primeros auxilios y que hay alta velocidad de por medio, el paciente muere en el lugar, en el trayecto al hospital, en el hospital o bien quedan con lesiones permanentes que los incapacitan de por vida. 

"Todos los accidentes son prevenibles, se pueden reducir mucho las lesiones, incapacidades, decesos, el sufrimiento a las familias y los pacientes" señaló.

Invitó a los conductores a pensar que las irresponsabilidades frente al volante pueden afectar a terceras personas.

"Espero no tener que verte en un accidente y tener que salvar tu vida, porque no quiero que esto te pase a ti. #Bájale" finalizó.