Consultan veterinarios y no activistas para reglamento

En Gómez Palacio hay una perrera municipal, pero es casi un mito urbano, nadie sabe dónde está: Bárbara Gutiérrez, también activista de Hospital y Albergue Canino Ladridos con Alas.
Una esterilización canina o felina en una clínica veterinaria particular ronda los 1,500 pesos.
Una esterilización canina o felina en una clínica veterinaria particular ronda los 1,500 pesos. (Miguel Ángel González Jiménez)

Gómez Palacio, Durango

Los animalistas de La Laguna de Durango han encontrado buen acercamiento con la actual administración municipal de Gómez Palacio, en específico con Prevención Social.

"Esperamos que hagan algo bueno y realmente el reglamento sea funcional, vaya de acuerdo a la ley y vea por el bienestar de los animales".

Bárbara Gutiérrez, activista de Hospital y Albergue Canino Ladridos con Alas, informó que actualmente se trabaja en el ayuntamiento con un nuevo reglamento para protección animal.

Caso contrario a Torreón, en esta ocasión las autoridades primero se acercaron con los médicos veterinarios de la región, muchos de los cuales se quejaron de "competencia desleal" por las campañas de esterilización a bajo costo para animales de compañía.

Una esterilización canina o felina en una clínica veterinaria particular ronda los 1,500 pesos. Según la clínica, puede llegar a costar hasta 3 mil pesos.

En las campañas, se cobran desde 80 pesos y si detectan casos de personas de muy bajos recursos que de plano no pueden pagar, se omite el cobro.

"El nuevo reglamento va enfocado a control de mascotas, no entran grandes especies, ni animales exóticos, por lo pronto se toca el tema de la perrera y los felinos".

"En Gómez hay una perrera municipal, pero es casi un mito urbano", asegura Bárbara, "casi nadie sabe dónde está, por el mismo ostracismo de las autoridades".

Aunque los rescatistas si saben dónde queda. Se conoce que hay muchas carencias, como el vehículo donde se trasladan a los perros que recogen, que no tiene divisiones y que pone en riesgo a los canes débiles o enfermos, ante los que son más bravos.

"Quisiéramos una perrera como la que tiene Control Canino en Torreón, abierta a adopciones, abierta a la gente, y que inviertan un poco en ella", destacó. Básicamente, la perrera que existe es como un tipo bodega donde avientan a los perros que recogen.

Manuel, quien trabaja para una compañía telefónica, llegó en el momento de la entrevista con un perrito lastimado de una pata.

El señor les apoya en el Hospital y Albergue con el pago del teléfono, en servicio básico, y también rescata a animalitos de la calle.

Lo ideal para los rescatistas, sería que los reglamentos fueran homologados como Zona Metro, tal como ya pasó con el de Tránsito y Vialidad, pues ahora sí que los animales no saben de fronteras.

"Como persona responsable no debes abandonar a tu mascota. Si está en la calle va a defecar, si muere, se quedan secos ahí y todo eso lo respiramos".

Animales atropellados son las constantes en las calles, sobre todo en vías rápidas. El bulevar Miguel Alemán es favorito para aventar felinos, que no tienen manera de escapar de las llantas de los coches. En Periférico, cada día hay perros nuevos atropellados, de todos tamaños.

"Tenemos que ver por nuestro bienestar, pero una mascota es un miembro más de la familia. Si no les gustan, no les da derecho a maltratarlos, hay que darles respeto", dijo Bárbara.

Y agregó: "los humanos somos los más inhumanos, llegan perros quemados con agua con aceite, golpeados, baleados y ese animalito tiene ya un sufrimiento de por vida".