Obras ancla presentan deficiencias y carencias

Los proyectos, de considerable inversión de recursos en Torreón, evidencian parches en la carpeta asfáltica, falta de accesos seguros e incluso daños a infraestructura ya instalada.

Torreón, Coahuila

Un recorrido realizado por tres de las principales obras de la actual administración, evidenció que existen carencias, entre ellas la falta de vialidades para llegar, así también la carpeta asfáltica de algunas ya muestra parches.

La misma situación pasa en uno de los carriles aledaños a ese camellón, pues el pavimento está colocado de manera irregular y quienes transitan en automóvil lo pueden percibir.

La "Línea Verde", la cual comienza desde la calle Sección 38 en la colonia Residencial del Norte, puede apreciarse que la obra tiene buena vigilancia de parte de las corporaciones policiacas, e incluso hay personal del municipio, que realiza labores de mantenimiento en el pasto y de limpieza.

Pese a eso, durante el recorrido de casi kilómetro y medio que está concluido, puede apreciarse que existen ya parches en lo que respecta a la carpeta asfáltica, que comprende la ciclo vía que utilizan los usuarios del espacio.

La primera etapa del paseo tuvo un costo de 34 millones de pesos y actualmente las labores de la segunda y tercera tienen una bolsa acumulada de 60 millones. El espacio está previsto a quedar con una extensión de 5 kilómetros.

Por el lado del Metro Parque del Nazas, cuya primera etapa fue entregada a finales del año pasado, en el marco del segundo informe de la administración municipal, puede apreciarse que está en buen estado en lo que respecta a su vegetación y juegos.

Sin embargo, salta a la vista que acceder al espacio resulta complicado para las personas que no forman parte de ese sector de la ciudad.

Los que quieran usar los juegos o las pistas para correr o andar en bicicleta, deben cruzar primero el bulevar Río Nazas, el cual no cuenta con reductores de velocidad para quienes pretendan llegar al centro recreativo.

Salta a la vista también que no hay forma de estacionarse en las cercanías del lugar, pues únicamente hay un camino de grava en que los vehículos pueden verse dañados.

Las obras de la primera etapa contaron con una inversión de 16. 3 millones de pesos, provenientes del Fondo Metropolitano y recursos municipales.

En el caso del Paseo Morelos y las obras de su primera etapa (que consistieron en la introducción de líneas de drenaje y para el cableado subterráneo de diversos servicios) puede apreciarse deterioro desde la Alameda Zaragoza hasta la calle Santiago Rodríguez.

El camellón central y las bases de las luminarias led recientemente instaladas también se vieron afectadas por las labores.

Al transitar en vehículo puede notarse lo irregular con que está la carpeta asfáltica y varios parches que fueron colocados tras los trabajos realizados en los últimos días, además diversos hundimientos registrados por las lluvias de inicios de año.

De hecho en algunos cruces el nivel del pavimento está irregular e incluso hay terracería, tales como el de la calle Leona Vicario.

Tampoco escapan a la vista la ausencia de las tapas de algunos registros recientemente colocados y que representan un riesgo para los transeúntes.

Cabe destacar que las obras de la primera etapa tienen un retraso de varios meses, pues de acuerdo a la anunciado a finales del 2014 debieron estar terminadas a mediados del año pasado.

Sin embargo, las autoridades municipales y de la constructora argumentaron que debido a las precipitaciones irregulares del año pasado, hubo un retraso en las labores y estaba proyectado terminadas en diciembre.

Lo cual por petición de los comerciantes del sector no fue posible, porque solicitaron detenerlas para que existiera un tránsito regular sobre la avenida por la temporada navideña.

La introducción de líneas sigue en la avenida y las obras actualmente están enfocadas entre la Santiago Rodríguez y la Cepeda.

Debido a lo anterior, el pasado 1 de enero por las precipitaciones, comenzaron a registrarse hundimientos en diversos puntos de la vialidad y en concreto en el cruce de Morelos y la calle Santiago Rodríguez, un taxi quedó atrapado.

Está previsto que en breve comiencen las labores de la segunda etapa del Paseo Morelos, las cuales proyectan un embellecimiento y acabado arquitectónico en la vialidad que debe tardar, según las autoridades, 10 meses y cuesta 35 millones de pesos.