Marcha por Ayotzinapa llega al Centro de Guadalajara

Miles de personas de diferentes organizaciones participaron en la marcha este miércoles; alumno de Ayotzinapa estuvo presente.  

Guadalajara

Caminaban al frente de la comitiva, eran alrededor de 50 y en ningún momento pararon de hacer consignas. Su voz se puso ronca por alzar la voz y en su rostro se notaba la consternación por sus 43 compañeros de la Ayotzinapa; eran los alumnos de la Escuela Normal Rural de Atequiza Miguel Hidalgo.

El sentir el dolor por sus compañeros desaparecidos no sólo se da por los también normalistas. Recuerdan el apoyo que recibieron de los propios jóvenes de los que se desconoce su paradero por tal razón su apoyo muestra mucha sinceridad.

“Es un sentimiento de dolor, es un sentimiento de impotencia al no poder hacer nosotros grandes cosas pero también eso es de un sentimiento de compañerismo porque estos compañeros desaparecidos estuvieron conviviendo con nosotros, estuvieron dentro de nuestra normal cuando nosotros tuvimos problemas”, contó uno de los alumnos.

Las amenazas para los alumnos de Atequiza no son anormales pues son constantes. Ahora con los movimientos que han hecho por los 43 normalistas también se han hecho presentes.

“Nos han dicho de cargos superiores que tuviéramos cuidado, de las acciones que nosotros tomemos porque no nos vaya a pasar como el 68 que desaparecieron muchos estudiantes, pero a nosotros ya no nos da miedo”, dijo.

Miles de personas de diferentes organizaciones, de todas las edades participaron en la marcha celebrada a las cinco de la tarde de este miércoles. Partió de la normal hasta plaza de Armas. Ahí se pronunciaron todos por el tema de 43 normalistas y de Ricardo de Jesús, alumno de la Universidad de Guadalajara que murió en Guanajuato.

En el evento celebrado en el kiosco asistió un alumno de la Normal de Ayotzinapa, quien agradeció el apoyo de los tapatíos.

“Gracias compañeros y compañeras por demostrarnos varias cosas hoy. Gracias por demostrarnos que la bondad y la maldad no tiene nada que ver con la lengua y el color de los ojos. Gracias por demostrarnos que existe humanidad, que existen personas concientes,  que existen aquellos con dignidad, aquellos que no se quedan callados que no aceptan un no como respuesta ni que tampoco olvidan ni perdonan. Por eso muchas gracias”.

“Queremos vivir, queremos estudiar, queremos un mejor futuro para nosotros y para nuestras familias, y si eso es un delito que sea el mayor de los delitos y que seamos juzgados tal y como los 43 compañeros y mis compañeros asesinados han sido juzgados con la muerte”.