Avanzan los desiertos sobre Norte y Los Altos de Jalisco

En el marco del día mundial contra la Desertificación, el gobierno mexicano, a través de la Conafor, presenta un estudio extenso sobre el fenómeno.
La pérdida de biodiversidad es uno de los problemas más acuciantes del país
La pérdida de biodiversidad es uno de los problemas más acuciantes del país (Carlos Zepeda)

Guadalajara

Avanzan los desiertos en México: si a la Mixteca poblana y oaxaqueña le tomó medio milenio convertirse en páramos, tras una intensiva actividad económica sobre ecosistemas fértiles, Jalisco tiene medio siglo en que la frontera árida se acerca más que nunca, por el este y el norte, a la zona metropolitana de Guadalajara. El problema es que esta expansión es artificial: propiciada por el modelo económico que busca colonizar territorios bajo la premisa de que los recursos naturales son inagotables. Se llama “desertificación”.

Con pérdida de suelos, de fuentes de agua y de biodiversidad, es en lo general uno de los problemas más acuciantes del país, coincidieron expertos de la Comisión Nacional Forestal (Conafor), que hoy conmemoran con un foro el Día Mundial contra la Desertificación.

La causa del fenómeno es múltiple: “cambios desordenados de uso de suelo, prácticas de manejo inadecuado de la tierra por campesinos y ganaderos que carecen de asistencia técnica, lo que a su vez impide rotación de cultivos, prácticas de conservación del suelo, y se exacerba con sobrepastoreo, deforestación, incendios”, apuntó Ramón Cardoza Velázquez, experto en el tema. La desertificación a su vez ocasiona pobreza, migración y pérdida de servicios ambientales.

58 por ciento de la superficie terrestre de México son tierras secas. Jalisco es uno de los estados que enfrenta un problema serio en sus regiones norte y Los Altos, que son límite del desierto de Chihuahua, así como en la amplia franja de trópico seco que hay en la región costera. 60 por ciento del territorio estatal está sometido a pérdidas de recursos por este fenómeno, apuntó José Luis García Rodríguez, responsable de la celebración.

La Conafor presentó el documento “Línea base nacional de desertificación de tierras”.

El funcionario destacó que la presión sobre los recursos es extrema debido a que la mayor parte de la generación económica del país será en territorios de semiáridos a secos, lo que obliga a una acción conjunta de dependencias de diversos órdenes como la agricultura, la ganadería, el fomento económico industrial y la silvicultura, además de otros niveles de gobiernos como los estatales.

Las conferencias de hoy, en la sede nacional de la Conafor, en Zapopan, tienen participación de expertos de la organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), de la Secretaría de Agricultura Ganadería Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa) y de la Comisión Nacional del Agua (Conagua).