Avanza programa especial contra deforestación

La Conafor aplica proyecto especial en la región sur del país, lo mismo que en las cuencas costeras de Jalisco, en busca de detener las causas de la destrucción de ecosistemas.
En Uxpanapa, "programas sociales" destruyeron 200 mil hectáreas de selva desde los años setenta del siglo 20
En Uxpanapa, "programas sociales" destruyeron 200 mil hectáreas de selva desde los años setenta del siglo 20 (Milenio)

Guadalajara

La región sur de México, que junto con Jalisco registra las mayores tasas de pérdida de bosques y selvas del país, será objeto de un programa especial que tiene una inversión de 17 millones 39 mil dólares: el Proyecto de Desarrollo Comunitario Forestal para los estados del Sur (Decofos) que comprende Campeche, Chiapas y Oaxaca; el proyecto es desarrollado por la Comisión Nacional Forestal (Conafor), en sociedad con el Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola  (FIDA) y el Fondo para el Medio Ambiente Mundial (GEF por sus siglas en inglés).

"El objetivo del proyecto es contribuir a mejorar las condiciones de vida de los habitantes de zonas forestales en pobreza y pobreza extrema mediante el desarrollo de actividades productivas sustentables que coadyuven y promuevan la reducción de los efectos del cambio climático y sus impactos negativos. La población objetivo son ejidos, comunidades y grupos participativos de interés común, los cuales se encuentran conformados por aquellas personas que no cuentan con derechos sobre la tierra. Participan 76 municipios distribuidos en los estados de Campeche, Chiapas y Oaxaca", señaló el organismo federal en un comunicado

Así, "la finalidad del Decofos es contribuir a reducir los índices  de pobreza y marginación de la población ubicada en bosques y selvas y a la promoción de buenas prácticas para la mitigación del cambio climático". Para lograrlo, agrega, "se han trazado tres líneas estratégicas: uno, fortalecer las capacidades para la gestión local y cambio climático; dos, desarrollo de proyectos productivos y cambio climático y, tres, fortalecimiento institucional". El proyecto dio inicio en 2010, cuando MILENIO JALISCO reveló las cifras de pérdida de bosques y selvas en el país, renglón liderado por Chiapas, Jalisco y la península de Yucatán. En el caso del estado occidental, sexto del país en biodiversidad, se aplican una serie de estrategias en el contexto del proyecto REDD+ (Reducción de Emisiones en Degradación y Deforestación más su componente social) sobre todo para la integración de juntas intermunicipales del medio ambiente.

"Algunos de los principales logros y lecciones aprendidas ha sido el mejoramiento del capital social al interior de las comunidades rurales. El apoyo a grupos de personas sin derechos a la tierra en ejidos y comunidades para el aprovechamiento de los recursos naturales con base en acuerdos comunitarios y fortalecimiento al capital social y humano. Integralidad de actividades en las fronteras agrícolas y forestales con el propósito de facilitar el desarrollo rural integral y buscar una visión del uso del territorio con la concurrencia de otras instituciones relacionadas con el sector agropecuario y forestal. La creación de microempresas rurales que incorporan a mujeres indígenas y a jóvenes, quienes representan los grupos más vulnerables de las áreas rurales de México". 

Además, de forma muy importante, "la recuperación de áreas deforestadas a través del establecimiento de módulos agroforestales como un mecanismo que facilita la reconversión de uso de la tierra e incremento de los inventarios de carbono y que, en paralelo, representan fuentes de alimentos e ingresos a las familias que viven en las comunidades rurales", puntualiza la Conafor.