Autoridades ofrecen apoyos económicos a afectados por gusano

La propuesta de mil pesos por hectárea para dueños de terrenos donde ha invadido esta plaga, no les gustó mucho a los representantes de los propietarios de bosques. 
Bosques NL
A pesar de que el caso ha cobrado relevancia recientemente, es un problema que tiene años vigente. (Roberto Alanís)

Monterrey

Del 2007 a la fecha, el gusano descortezador ha aniquilado 26 mil 306 hectáreas de árboles en Nuevo León.

Ante esto, dueños de 103 terrenos han solicitado apoyo a la Semarnat, a fin de terminar con la presencia de esta plaga.

Este asunto dividió opiniones entre los propietarios de bosques afectados por la plaga.

Por un lado, autoridades hicieron ofrecimientos económicos a quienes deseen adherirse al programa de servicios ambientales. Por el otro, los dueños de los predios se mostraron cautelosos.

El cara a cara entre autoridades y propietarios se llevó a cabo en el auditorio del Teatro de la Ciudad del municipio de Allende, ayuntamiento considerado ecológico por sus extensas áreas de pinares.

Por el lado federal, ofrecieron apoyar con mil pesos por hectárea a aquellos poseedores de bosques que manifiesten su interés por mantener en buenas condiciones sus predios, aunque la propuesta no pareció gustarles a los representantes de los dueños.

El doctor Gerardo Chapa, poseedor de predios en zona boscosa, trató de mediar entre la autoridad y los propietarios.

Mientras que los representantes legales de los dueños de los terrenos exigieron prórrogas para presentar los documentos que se exigen para solicitar el apoyo y demandaron voluntad a la autoridad.

Mario Riberos Rodríguez, ciudadano colombiano, ofreció aportar la experiencia al

enfrentar esa plaga en su país y propuso crear una fundación con los silvicultores nuevoleoneses.

Detrás de la mesa estuvieron técnicos operativos del Parque Nacional Cumbres de Monterrey y de Sanidad Forestal, entre ellos el analista Sebastián Yerena, quien llevó la voz cantante.

También acudieron funcionarios de Allende en su calidad de anfitriones.